La mafia inmobiliaria ataca también a los más pobres de Yucatán

Publicado julio 27, 2018, 10:44 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 7 mins

Con un modus operandi sencillo y macabro a la vez, un agiotista está dejando sin casas a quienes le piden un préstamo en dinero y no le pagan en tiempo y forma. Esto está ocurriendo ahora en Cholul y ya existen nueve demandas en contra del prestamista A.N. (“El licenciado”, así se hace llamar por sus víctimas).

Ante la desesperación de personas que necesitan dinero por una causa apremiante en la que el tiempo les juega en contra, este prestamista o agiotista les ofrece ese dinero que tanto les urge pero, en lugar de hacerles firmar una hipoteca por la propiedad para recuperar el dinero si no le pagan, les hace firmar un compromiso de compraventa por el inmueble (teóricamente a hipotecar) y el agiotista se convierte en propietario. Sólo pasarán días para que deje en la calle a los que necesitaban dinero.

Este es el caso de Elvia Xi, una mujer de 58 años que tenía su casa cerca del centro de Cholul. Hace cuatro años Elvia se dedicaba a juntar y vender envases pet cuando tuvo un accidente en su moto y se quebró la pierna. Esta situación médica la obligó a recurrir a este agiotista al que le pidió 35 mil pesos.

“Como no pagué como debía ser un año después, un día estaba trabajando y mi hija me avisó que me estaban desalojando la casa. Rompieron la entrada e iban a subir mis cosas a un camión. Gracias a Dios mi hija vive enfrente y les pidió que dejaran todo en la calle”, contó Elvia, angustiada.

Lo que Elvia no sabía hasta entonces es que, en lugar de firmar por una hipoteca sobre su casa, el agiotista le hizo firmar una compra venta por el cual, automáticamente, la casa de Elvia pasó a nombre de A.R., quien tiró abajo su casa y construyó allí una heladería.

La activista y vecina de Cholul Adelaida Salas platicó con Yucatán Ahora sobre el caso de Elvia. Ella y otro grupo de personas ayudaron a Elvia para que se asesorara con abogados que ahora llevan su caso.

“Lo que hizo A.N. fue hacer un contrato de compra-venta en lugar de una hipoteca sobre el inmueble. Claro que un notario se presta para esto y en lugar de recibir un préstamo, terminas vendiendo tu casa por el dinero que te prestaron”, explicó Salas.

Y el caso fue de mal en peor cuando Elvia se acerca a Defensoría Legal para que la ayuden cuando recibió un aviso de desalojo porque, señaló la activista, nunca le resolvieron nada. El día que la desalojaron, sólo rompieron el candado de la casa, entraron, sacaron todo a la calle y ahí lo dejaron. Desde entonces Elvia renta una vivienda y trabaja de veladora.

“Checando lo de A.N. se descubrió que tiene como 18 casas y terrenos a nombre de él ¿Será que Catastro no se da cuenta de cómo obtiene esas casas?”, se preguntó Elvia, angustiada.

La demanda la llevan ahora los abogados Ana Estudillo, Dalia Poot y Jorge Esperón, quienes no sólo ven el caso de Elvia sino también otros similares como el de doña Delia, también víctima de A.N.

“Doña Elvia presentó un amparo por el desalojo y eso estamos viendo actualmente, entre otros casos que llevamos con denuncias contra A.N.”, explicó el abogado Esperón.

Otro caso de desalojo

Y Cholul sigue en el ojo del huracán con casos de propiedades saqueadas. El abogado Esperón nos pone al tanto de la carpeta de investigación con el expediente CG/1779/2018 interpuesta por Felipe Baak Negrón contra Angel Cobá.

“Es un delito de despojo de inmueble que se interpuso en la agencia 35 del Ministerio Púbico, por los actos de despojo del día 25 de julio pasado, a las 6 pm. Llegó Angel Cobá con unas personas que dijeron ser elementos policiacos de la Agencia 35 del Ministerio Público y lo echaron a Felipe Baak de su casa y luego la tiraron abajo”, explicó el abogado.

Baak es un hombre de la tercera edad, campesino, que no sabe leer ni escribir. Habitaba un predio en Cholul desde hacía años y sobre el cual se promovió un juicio civil de prescripción positiva en el Juzgado Tercero Civil. Esto significa que el predio quedaría a su nombre.

Sin embargo, el abogado Esperón señaló que, mientras se realizaban las diligencias pertinentes para que Baak fuera el propietario, se apareció Cobá diciendo que él era el dueño del predio, “y eso no es cierto”, aseguró el abogado.

“También presentamos un amparo N° 839/2018 en la mesa 4° del Juzgado Tercero pero Cobá hizo caso omiso al mismo, desalojó al señor y tiró abajo su casa precaria de madera. Ahora don Felipe no tiene dónde vivir”, remarcó Esperón.- CGO.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.