CONTENIDO PROMOCIONADO

Randy Arozarena durmió anoche en el Cereso de Mérida: hoy lo imputan

Publicado noviembre 26, 2020, 7:13 am
FavoriteLoadingAdd to favorites 3 mins

Tras cumplirse las 48 horas que marca la ley, anoche el beisbolista cubano-yucateco Randy Arozarena fue trasladado al penal meridano, donde esta mañana será imputado por violencia familiar y lesiones.

El pelotero estrella de los Rays de Tampa Bay, como informamos en primicia, fue detenido el pasado lunes por intentar sustraer a su hija menor de edad y por lesiones contra su ex pareja y el padre de ella, en la colonia El Porvenir de Mérida.

Tras su arresrto se abrió la carpeta B1/CJM/B1/001434/2020, con la cual será presentado ante el juez esta mañana.

Se espera que la Fiscalía solicite prisión preventiva contra Arozarena, quien hace cinco años llegó como balsero a la Península de Yucatán y fincó su residencia en Mérida, donde fue visoreado por un agente internacional que lo llevó a equipos de las Grandes Ligas de Beisbol.

Por cierto, la MLB (Mayor League Baseball) es implacable con los jugadores que se ven involucrados en casos de violencia de género y violencia doméstica.

De acuerdo con Jeff Passan, la máxima autoridad del periodismo de beisbol en Estados Unidos, la investigación ya estaría en curso. Esto lo expone en un tuit que compartió donde menciona a Yucatán Ahora:

Las Grandes Ligas no han dudado en suspender hasta 100 partidos a beisbolistas implicados en este tipo de escándalos.

Un ejemplo fue el lanzador mexicano Julio Urías, de los Dodgers de Los Ángeles, detenido por violencia doméstica y agresión a una mujer. Fue suspendido 20 partidos.

De acuerdo con el sitio septimaentrada.com, la MLB creó en 2015 su política de violencia doméstica, donde se investiga y se castiga al pelotero por actos de violencia doméstica, asalto sexual o abuso infantil, siendo independiente de si se da o no un castigo legal.

En total han sido 13 casos los que se han abierto y se ha suspendido a 11 peloteros (entre ellos al mexicano Roberto Osuna). La sanción la determina directamente el Comisionado Rob Manfred, y no existe un mínimo ni un máximo de juegos que pueden ser castigados.

La suspensión más baja fue de 15 juegos y la máxima de 100 encuentros. En ese grupo hay dos peloteros investigados pero no suspendidos, como Yasiel Puig y Miguel Sanó.