Muere en prisión ebrio que le prendió fuego a su compañero de parranda

Publicado septiembre 21, 2018, 8:04 am
FavoriteLoadingAdd to favorites 3 mins

A unos días de que llegara a su fin el juicio en su contra, este día falleció el recluso David Ismael Ramos Aké (a) “Cáscara”, acusado de prenderle fuego a un amigo de parranda al que le arrojó tinner.

Murió en el Hospital O’Horán después de una caída en el penal, aunque al parecer el deceso está relacionado con una enfermedad incurable que padecía el ahora occiso.

Y murió días después de que su familia solicitó la intervención de la juez de control Elsy del Carmen Villanueva para que recibiera atención médica, aunque la juzgadora programó la visita al hospital para el lunes próximo.

Trascendió que “Cáscara” estaba enfermo de VIH/Sida y desde el pasado 10 de septiembre tuvo una recaída, por lo que en más de cuatro ocasiones fue enviado el citado nosocomio.

El virus le afectó el cerebro y el 14 de septiembre, el procesado por sus problemas de equilibrio, resbaló, cayó y se abrió la cabeza en el penal.

Fue llevado con vida al Hospital O’Horán, pero falleció este jueves por la mañana.

Como informamos, a principios de este mes, el ahora occiso había buscado llegar a un “procedimiento abreviado” para recibir una sentencia baja y salir en libertad.

Se programó una audiencia intermedia, pero se difirió a petición de la defensa, quedando para el 18 de septiembre, pero por sus problemas de salud no se efectuó.

David Ismael, según informamos en su oportunidad, le prendió fuego a Jesús Eduardo Pinto Cauich (a) “Macaco”, porque éste no le quería devolver 200 pesos.

Los hechos se registraron el 4 de marzo, cuando David Ismael (a) “Cáscara” se drogaba en el predio número 737-Ñ de la calle 66 por 99-A de la colonia Obrera.

“Cáscara” le reclamó al “Macaco” que no le quisiera pagar los 200 pesos que le había prestado con anterioridad, discutieron, por lo que el primero esperó que se durmiera el otro y le echó “thiner” en la parte superior del cuerpo, para luego arrojarle un cerillo encendido.

La víctima empezó a quemarse y al salir a la calle, envuelto en llamas, fue auxiliado por los vecinos.

Aunque se salvó, quedó con secuelas y cicatrices por el ataque.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.