Era maleante, pero tenía un secreto aparentemente difícil de penetrar

Publicado julio 18, 2018, 3:00 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 3 mins

Cuando en Chuburná se mencionaba el nombre Ricardo Jesús Sarabia Torres, más de uno temblaba, pues era conocido maleante y delincuente de la zona, que icluso acumulaba diversos ingresos al penal meridano y era de esos tipos rudos con los que nadie quería toparse en la calle.

Sin embargo, en lo más hondo de sus entrañas guardaba un secreto aparentemente difícil de penetrar.

La verdad de su doble vida se conoció hace unos al ser hallado muerto en un hotel de paso del centro de la ciudad, donde lo asesinó un sexoservidor al que contrató para que le diera ocasional amor de varón.

El presunto homicida, el tabasqueño Jhonny Eduardo Hernández Ramírez, fue vinculado a proceso por el homicidio de su cliente al que presuntamente estranguló.

Al comparecer por segunda ocasión ante el juez, el sujeto reiteró su negativa a declarar, pero aseguró que no mató a Sarabia Torres.

El juez de control Luis Edwin Mugarte Guerrero dispuso que el acusado permanezca los próximos cinco meses en prisión en espera de que se le juzgue por la muerte.

El cierre de la investigación complementaria se espera que se realice en dos meses.

El lunes fue al Juzgado la administradora del hotel donde ocurrieron los hechos para ratificar que ella autorizó a las autoridades a que entraran a arrestar al presunto homicida.

Los hechos que se le imputan a Hernández Ramírez ocurrieron en las primeras horas del lunes 9 de julio, cuando ambos sujetos se contactaron para sostener relaciones sexuales.

Compraron marihuana, cocaína y benzodicepinas, drogas que llevaron para consumir en el hotel ubicado en la calle 54 entre 53 y 55 del Centro.

Ahí sostuvieron relaciones sexuales, haciéndola de pasivo el ahora occiso, pero luego éste quiso intercambiar papeles, lo que molestó al otro sujeto, quien lo golpeó y lo estranguló.

Debido a que se encontraba drogado, el sexoservidor no reaccionó al ver a su cliente muerto, de manera que procedió a dormirse junto al cadáver, hasta que despertó alrededor del mediodía, cuando personal del establecimiento tocó la puerta y fue cuando se percató que su compañero estaba muerto.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.