El 2019, ‘annus horribilis’ para la Prepa 1 de la Uady

Sonados escándalos han sacudido el plantel universitario, donde incluso un profesor tuvo que ser destituido tras una denuncia de acoso y abuso sexual. El remate, las protestas por la fiesta de graduación que organizó la Sociedad de Alumnos.

3169

El 2019 no ha sido un buen año para la Escuela Preparatoria número 1 de la Uady, conocida popularmente como la Prepa 1.

Varios escándalos han sacudido el plantel de bachillerato universitario, pero han sido dos los más sonados: el caso de la alumna que denunció acoso y abuso sexual de un profesor, y las denuncias por presunto fraude en la cena de graduación de la generación 2015-2018.

Si bien el segundo caso ocurrió externamente, la organización corrió a cargo de la Sociedad de Alumnos de la Prepa 1, y generó un escándalo a tal grado que motivó que la dirección de la escuela emitiera un boletín tratando de deslindarse del caso.

También ya se deslindó el Consejo Estudiantil, que en un comunicado expuso que “comprende la inconformidad de alumnos y familiares por los hechos correspondientes a la Cena de Graduación de la generación egresada recientemente, pero queremos aclarar a quienes nos han externado su malestar a través de nuestras vías de comunicación, que no somos responsables de la organización de mencionado evento. No es de nuestra competencia al no tener injerencia alguna”.

“Refrendamos el compromiso con los compañeros estudiantes, que día a día depositan su confianza en nosotros, así como con las diferentes organizaciones y empresas que han apostado en lo que va de período de gestión y para las actividades próximas a realizar, en la certidumbre que ofrece el Consejo Estudiantil”, señala el comunicado que emitió Jorge Carlos Angulo Gómez, consejero alumno.

Respecto al otro escándalo, la denuncia de la víctima motivó la destitución del profesor involucrado, tras una investigación que realizó la Uady.

Una vez conocido el caso, se sumaron más denuncias de jóvenes que señalaron haber sido víctimas del acoso y abuso sexual del mismo profesor.

Por este caso hay una denuncia penal, la cual se sabe está en fase de investigación.

Por cierto, la generación que egresó hace unos días tuvo también un arranque en medio de protestas, pues los papás de jóvenes que no lograron entrar en 2015 realizaron ruidosas manifestaciones en demanda de que se revisaran los exámenes de admisión, pues alegaban que tal vez por error o favoritismo sus hijos no habían quedado entre los seleccionados.

Entre los numerosos comentarios que surgieron a favor y en contra de dichas protesta hubo uno que sobresalió y aún se queda en la memoria: “Ya llegó al (nivel bachillerato) la generación que cree que merece todo sin esforzarse lo suficiente”.

Comentarios

Comentarios