Ciruelas, el talkú de las ‘marchantes’ del centro de Mérida

Vendedoras ganan hasta 500 pesos o más al día con la venta de ese fruto ácido que tanto gusta en Yucatán acompañado de sal y chile. La siguiente temporada fuerte es la de huayas.

949

En la recta final de la temporada de ciruelas, y aunque es mayo, las vendedoras ambulantes están haciendo su agosto en calles del centro de Mérida.

Marzo, abril y mayo son los meses de la temporada fuerte de este fruto, que representa una importante derrama económica para las familias del interior del estado, al lograr ingresos superiores a los 500 pesos al día.

En entrevista, Rosalina Us Chan, de 42 años, nos comentó que todos los días ve rendir los frutos de su esfuerzo, al salir desde su domicilio en la comunidad de Bacabchén, en Campeche, a las 3 de la madrugada.

Junto con su hija Lucy llegan al centro de Mérida cargadas con cajas llenas de ciruelas, aproximadamente a las 5 de la mañana, para comenzar con un largo día de venta.

Rosalina aseguró que en promedio logra obtener ingresos de hasta 500 pesos al día solo con la venta de ciruelas, cantidad que puede ser menor o mayor, ya que en casi toda la cuadra venden este fruto.

Mencionó que las ciruelas son bajadas de un predio aledaño a su domicilio donde tiene los árboles y  “los que se ven muy bonitos juntos”.

Añadió que lleva más de 30 años dedicada a la venta ambulante en Mérida con diferentes productos, y que sus ingresos se complementan con la venta de frutos de temporada, como en este caso, la ciruela.

Con precios desde los 10 pesos, con una sonrisa invita a los clientes a probar sus ciruelas antes de comprarlas. Al finalizar el día, carga nuevamente sus cajas, algunas con frutos restantes, y se regresa a su pueblo, en espera del siguiente día para comenzar de nuevo.

La temporada de ciruela acaba a finales de mayo y casi enseguida comienza la siguiente temporada fuerte, con las huayas.

Al comprar estos frutos de la región, recuerda que se  trata del esfuerzo que la gente de las comunidades realiza, a fin de obtener un ingreso extra de manera temporal.

Rosalina se encuentra todos los días en la calle 54 entre 65 y 67 del Centro, a partir de las 5 de la mañana y no se va sino hasta que cae la noche.

Sin afirmar que eso sean los ingresos reales que obtiene la vendedora, para darse una idea de la importancia de la temporada de ciruelas para estas personas, basta calcular un promedio diario de 500 por día multiplicado por 30, que da un resultado de 15 mil pesos.

Y si eso se multiplica por tres meses, estaríamos hablando de una derrama de 45 mil pesos durante la temporada de ciruelas.

Sin duda la venta de ciruelas y huayas representa un verdadero talkú para las marchantes del centro meridano.

Comentarios

Comentarios