Unas 230 casas abandonadas en el Centro Histórico en peligro de caerse

Publicado agosto 10, 2022, 2:09 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 4 mins

Trabajadores del Ayuntamiento de Mérida realizaron este día la colecta de escombros, piedras y materiales de madera que ocupaban gran parte del cruce de las calles 78 y 59-A del Centro Histórico. La parte frontal del chaflán de esa vivienda se vino abajo este martes debido a las lluvias y el viento, al reblandecimiento de paredes por la humedad y el abandono de los propietarios.

Según datos del ayuntamiento de Mérida, el Centro Histórico registra unas 230 propiedades en peligro debido a serios daños estructurales por la falta de mantenimiento, abandono y omisión de los propietarios que han permitido que construcciones de más de 100 años queden expuestas a las condiciones climatológicas, poniendo en serio riesgo a los ciudadanos.

En el caso de la vivienda ubicada en la calle 78 con 59-A -esquina de la Campana Grande-, los daños en la casa se hicieron evidentes luego de dos accidentes de tránsito que se suscitaron en ese cruzamiento en los meses de mayo y junio y que dañaron los cimientos de la vetusta construcción centenaria.

La falta de atención y seguridad en la casona, junto con, las intensas lluvias y fuertes vientos de los últimos días dieran como resultado el desprendimiento de azoteas y muros del área frontal del domicilio particular habilitado como bodega y que alguna vez fue un taller de tapizado de muebles que funcionó hasta los años 2000.

Sobre este tema, la autoridad municipal destinó a una cuadrilla de trabajadores de la dirección de Obras Públicas para retirar los desperdicios de materiales que llenaban las calles e interferían en el tránsito de vehículos. Con esta situación, la familia del propietario se negó a la demolición de otra parte de la estructura de la vivienda que se encuentra visiblemente dañada en sus techos y paredes.

La construcción que pertenece a la familia de apellido Guzmán se encuentra en comunicación con las autoridades municipales para establecer las condiciones de seguridad de la casona que quedó expuesta en sus paredes, sin seguridad para los habitantes y los transeúntes que circulan por esas calles.

El ayuntamiento dio a conocer que, al igual que esta casa, unas 230 propiedades que se ubican en el Centro Histórico de la ciudad están en serio riesgo de un siniestro debido a problemas en sus estructuras, al paso del tiempo y la falta de atención de sus propietarios.

La misma autoridad ha puesto indicaciones en algunas de estas casonas y viviendas con la señalización de peligro en muros, ventanas y aceras; sin embargo, poco o nada se realiza para mantener la seguridad de los ciudadanos y en su caso la intervención de los propietarios para proteger sus estructuras y mantener la seguridad de las construcciones.

Los barrios de Santiago, Santa Ana, La Mejorada, San Juan y San Cristóbal acumulan el mayor número de propiedades en abandono que son supervisadas por la Dirección de Protección Civil, para recomendaciones de seguridad para los ciudadanos de a pie que transitan por escarpas y zonas con peligro de siniestro, informó la autoridad municipal.