Se quiso matar de un tiro; lo salva su pulso de maraquero

Llegó ebrio a su casa gritando que se quería matar, se apoderó de una escopeta y se encañonó con ella en el rostro; al jalar el gatillo el arma se movió debido a su estado de embriaguez y a su vacilante pulso. Solo se hizo una herida cortante en una mejilla.

1237

Tener pulso de maraquero le salvó la vida a un joven ebrio que pretendió suicidarse con un tiro de escopeta, en un domicilio del sureño municipio de Peto.

El joven se colocó el cañón en el rostro, pero cuando jaló el gatillo, a causa de su estado etílico, el arma se movió y solo se causó un rozón en una mejilla.

Enseguida empezó a pegar de gritos como si en realidad se le escapara la vida, por lo que sus familiares llamaron a los servicios de emergencia, y al lugar llegaron paramédicos de la SSP que valoraron al joven y lo llevaron al hospital del IMSS en Tekax.

De acuerdo con lo que se informó, era de noche cuando Carlos Enrique Alcocer Tapia, de 20 años, llegó a su casa gritando que se quería matar.

Sorprendida, su madre vio que se apoderó de una escopeta y salió a la parte de enfrente.

Ahí Carlos Enrique colocó el cañón en su rostro y accionó el gatillo, pero para su buena suerte el pulso de maraquero y su estado de ebriedad hicieron que el arma se moviera y solo se causó una herida cortante en la mejilla izquierda.

Finalmente terminó en el hospital del IMSS en Tekax, donde recibió una bueña regañiza de los médicos, a la que se sumó toda la que le recetó su madre que lo acompañó en la ambulancia.

Comentarios

Comentarios