Presentan queja ante derechos humanos por agresión de funcionario a periodista

Publicado diciembre 14, 2017, 8:34 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 15 mins

El periodista Martiniano Alcocer Álvarez acudió esta mañana a la Comisión de Derechos Humanos de Yucatán (Codhey) a interponer una queja contra el servidor público Jorge Esma Bazán, director del Instituto de Historia y Museos de Yucatán, por la agresión atribuida al funcionario el pasado 5 de diciembre.

Alcocer Álvarez llegó acompañado de un grupo de amigos que fueron a externarle su respaldo por la agresión de Esma Bazán, quien ha sido duramente criticado en diversos sectores por este episodio.

Apenas el lunes publicamos que la polémica derivada de esta agresión continuó alimentándose luego de que el sábado Alcocer Álvarez publicara en sus redes sociales un extenso texto donde dio detalles de los hechos que ocurrieron el pasado martes 5 de diciembre.

En respuesta el IHMY emitió un comunicado en el que contesta al periodista.

Entre otras cosas, se menciona que Martiniano Alcocer labora en el Instituto desde abril de 2016, recibiendo una cantidad de 15 mil 920 pesos mensual, y se agrega que el “estimado y apreciado Martiniano” se encuentra trabajando en el proyecto del ATLAS HISTÓRICO Y CULTURAL DE YUCATÁN bajo la coordinación del escritor Joaquín Tamayo y la supervisión del investigador e historiador Sergio Quezada.

Se indica que la plática fue entre director-empleado por proyectos específicos del Instituto, en ningún momento fue de carácter personal.

Además, “el compañero Martiniano no se encontraba en labores periodísticas sino en labores propias de su encargo en el Instituto”.

En respuesta, Alcocer Álvarez escribió lo siguiente en sus redes sociales:

“Amigos que me quieren me han enviado un Boletín que envió ‘El Instituto’. Por de pronto quiero decir que me atengo a todos y cada uno de los puntos expuestos en mi escrito del 9 de diciembre sobre lo ocurrido en el Instituto de historia y museos y que no es cierto que gane la cantidad que se expone en el Boletín (de ser así tendrán que pagarme la diferncia) y que si accediera al diálogo que pide el “Instituto” tendría que ser en público, con presencia de los medios y la asistencia del guardia que contuvo al señor Esma cuando hizo el ademán de con el puño cerrado intentar un puñetazo en mi contra. Gracias”.

A continuación ofrecemos el escrito de Martiniano Alcocer, y posteriormente el boletín del IMHY difundido este lunes:

A mis amigos y a la sociedad:

Con mi agradecimiento a tantas muestras de solidaridad y afecto que hasta hoy sigo recibiendo –que no puedo llamar inmerecidas porque sería ofender a quienes me quieren tanto-, hago hoy el siguiente relato (relación de hechos) en torno a lo ocurrido al mediodía del martes 5 de diciembre de este feneciente 2017, en la Sala Mayamax del Gran Museo del Mundo Maya.

1. Acudí a una reunión, convocado por el señor Jorge Esma Bazán igual que al resto del personal de todas las oficinas y dependencias del Instituto de Historia y Museos de Yucatán (IHMY) que debía comenzar a las 12 i.m. y se inició más de media hora después. Aunque en estricto sentido no tenía obligación de estar en esa junta porque no era empleado del IHMY sino un prestador de servicios por honorarios (me ocupaba de la edición de la revista Mérida, Ciudad de los Museos y de la corrección de estilo del Atlas Histórico y Cultural de Yucatán), decidí ir porque la convocatoria vino por medio de mi entrañable amigo Joaquín Tamayo Aranda. NO estuve ahí como periodista y menos como colaborador de Milenio Novedades.

2. Ante todo el personal, incluido el de intendencia, mantenimiento y otros prestadores de servicios y trabajadores de planta, en medio del escenario de la sala Mayamax, el señor Esma comenzó un discurso que dejaba ver su enojo por alguna razón recalcando que el es “el jefe”, el que manda y el que dice qué se hace y qué no se hace en el Instituto y que quedara muy claro quién es la autoridad allá. Y advirtió que eso iba para todos, incluidos directores.

3. Por turnos iba haciendo ponerse de pie a quienes estaban en la sala (a un grupo de intendencia y del personal de guardia se le acercó personalmente y se presentó a cada uno con un apretón de manos y diciendo: “Jorge Esma, tu jefe”) para llamarles la atención con prepotencia y grosería.

4. En un momento dado, se dirigió a quienes ocupábamos el ala izquierda y preguntó: ¿Quiénes de aquí no se han puesto de pie para que yo hablé con ellos? A la tercera, ya exaltado y en vista de que no me puse de pie (tampoco lo hizo quien estaba a mi izquierda y cuyo nombre omito porque no quiero causarle perjuicio) gritó: ¿Qué les pasa, no oyeron que les ordené ponerse de pie? ¡Pásense al frente! De inmediato me paré y le dije: “Si me paro, pero para irme porque no estoy de acuerdo con la forma en que estás tratando a todas estas personas”. “¿No te gusta?”, me gritó. “Desde luego que no me gusta”, le respondí casi junto al túnel de salida. Gritando por el micrófono le dijo a mi amigo Joaquín Tamayo: “Ahistá Joaquín, para eso me lo trajiste”. Al oírlo, regresé y le dije: “No Joaquín me trajo, tú me trajiste, que quede bien claro”.

5. Retomé mi paso hacia la salida y el señor Esma, hecho un energúmeno y rojo de ira, bajó del escenario, le arrojó el micrófono a una persona de la primera fila de asientos y se fue tras de mí gritando: “¡Párate. Te estoy hablando!”, dos o tres veces. Como no me detuve, corrió y cuando ya había salido del túnel se me puso enfrente y me cerró el paso. Traté de esquivarlo pero se seguía interponiendo. Traté de bajar por la escalera eléctrica pero un guardia me lo impidió, de modo que tuve que volver a intentar dirigirme al elevador con él cerrándome el paso. “Soy el director general y te estoy hablando. Te vas a arrepentir de lo que haces”, me dijo. “No he dicho que no lo seas, lo único que quiero es irme, pero no me dejas. Y no me estás hablando, me estás gritando. Si quieres que hablemos, baja el tono y hablamos”, repuse. Me tendió la mano, se la tomé y le dije: “Gracias por haberme dado trabajo, pero ya hasta aquí llego”. Me apretó con fuerza y con la otra mano me tomó del brazo igual fuertemente. Le pedí dos veces que me soltara y como no lo hizo, a la tercera me zafé del apretón y le dije: “¡Que me sueltes!”. Cerró el puño derecho e hizo el intento de darme un puñetazo, pero lo contuvo un guardia que estaba junto a nosotros y que es testigo de lo ocurrido, quien lo abrazó, le dijo: “No maestro, no” y lo alejó. Fue así que pude abandonar ileso el Museo.

Me dicen que el señor Esma es muy rencoroso y vengativo –ya recibí esas advertencias hasta de personas que trabajan en el Instituto- y me recomiendan que me cuide porque “es muy poderoso”. Tengo 45 años de periodista. Me he topado con gente de verdad poderosa que ha tratado de intimidarme y con muchos “tigres de papel” que amedrentan a quienes les tienen miedo y hasta ahora nadie lo ha conseguido, no porque sea muy valiente sino porque creo que he mantenido la cordura y la mesura y porque a ninguno le he faltado al respeto ni buscado perjudicarlo. Hago mi trabajo de periodista nomás.

Sin embargo, por prevención, responsabilizo al señor Esma de cualquier cosa que nos ocurriera a mí y a mi familia.

Me siento muy tranquilo y muy feliz porque he constatado que hay mucha gente que me quiere y me respeta y que por diversos medios –pública y privadamente- me ha manifestado su apoyo, lo cual valoro con inmensa gratitud. Nada paga esas manifestaciones de amistad.

Ojalá todos quienes sufran violación a su dignidad personal y sus derechos laborales dejen de permitirlo. Recuerden que el tirano prevalece porque se alimenta del miedo de sus sometidos.

Ahora el comunicado del IHMY en respuesta:

Respecto a lo comentado en diversas páginas de internet sobre el periodista Martiniano Alcocer Álvarez, el Instituto de Historia y Museos de Yucatán considera llevar a cabo las siguientes precisiones y aclaraciones:

1.- El C. Martiniano Alcocer labora en el Instituto desde Abril de 2016, recibiendo una cantidad de $15,920.00 mensual.

2.- El estimado y apreciado Martiniano se encuentra trabajando en el proyecto del ATLAS HISTÓRICO Y CULTURAL DE YUCATÁN bajo la coordinación del escritor Joaquín Tamayo y la supervisión del investigador e historiador Sergio Quezada. Colabora así mismo en las iniciativas editoriales del Instituto de Historia y Museos de Yucatán y el FICMAYA.

3.- El martes cinco de diciembre se llevó a cabo una reunión de trabajo y evaluación con el Director General del Instituto, la cual se desarrollaba en la Sala Mayamax del Gran Museo del Mundo Maya de Mérida, y en la que se revisaban y analizaban diferentes temas respecto a las distintas áreas, departamentos y programas que incluían entre otros al FICMAYA, los proyectos editoriales, los museos y el Atlas Histórico y Cultural de Yucatán.

4.- En un momento de la reunión de trabajo referida, el Director General hacía preguntas a los distintos responsables de áreas, entre los que encontraba el trabajador Martiniano Alcocer, quien se incomodó ante las observaciones del Director General.

5.- Se aclara categóricamente que la plática fue entre director-empleado por proyectos específicos del Instituto, en ningún momento fue de carácter personal.

6.- El Instituto de Historia y Museos de Yucatán respeta la libertad de expresión de todos y cada uno de los que trabajan en él, y la de todos y cada uno de los yucatecos y mexicanos como corresponde no solo al mandato constitucional, sino al humanismo y al valor intelectual de una Institución de esta naturaleza.

7.- El compañero Martiniano no se encontraba en labores periodísticas sino en labores propias de su encargo en el Instituto.

8.- El Instituto lamenta la forma en que ha transcendido la información interna e institucional de manera distorsionada, empero recalca que es únicamente un tema y un asunto de carácter laboral e interno.

9.- El Instituto convoca y exhorta al escritor Martiniano Alcocer a que sostenga un diálogo maduro, responsable e inteligente con la Dirección General, con ese espíritu humanista y respetuoso que nos caracteriza.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.