Piden todo el peso de la ley contra asesinos del conductor de DiDi

Publicado agosto 06, 2019, 10:26 am
FavoriteLoadingAdd to favorites 3 mins

Familiares de Édgar Armando González Meneses pidieron que se aplique todo el peso de la ley contra Víctor Manuel G.C., de 24 años, y sus cómplices, quienes son procesados por el asesinato del joven chofer de plataformas digitales de transporte.

En entrevista previa a la audiencia que se efectúa en estos momentos en el Juzgado de Control de Kanasín, Sandy González Meneses, hermana del fallecido chofer, dijo que su familia quiere que paguen los culpables por el crimen que cometieron, que no reciban menos años de prisión que los establecidos por las leyes.

Al parecer, Sandy González se refería al cómplice del homicida que se convirtió en testigo protegido de la Fiscalía para esclarecer el crimen y, en consecuencia, podría recibir una sanción menor.

Con esto los familiares de Édgar prácticamente están descartando la posibilidad de llegar a un arreglo reparatorio con los implicados, que tendrían que someterse a juicio oral y concluir el proceso.

“Solo pedimos que no los vayan a dejar libres, porque no sería justo”, señaló Sandy González. “Mi familia está sufriendo mucho, sobre todo mi mamá, que no viene porque yo no quiero que se exponga a estas cosas”.

“También a mi papá le afectan mucho estas cosas, por eso queremos justicia”, agregó. “Los abogados de mi familia están investigando y confiamos en ellos, también en las instancias de justicia”.

Como informamos, Édgar Armando fue asesinado la noche del 3 de mayo en montes ubicados entre Euán y Ekmul, ambas comisarías del municipio de Tixkokob, durante un servicio que prestaba a Víctor Manuel y a un cómplice que se convirtió en testigo protegido de la Fiscalía.

Los sujetos pidieron un servicio fuera de Mérida, porque su intención era asaltar al chofer, según acordaron. Sin embargo, luego de apoderarse del celular y el auto, un Beat rojo, Víctor Manuel se metió al monte con González Meneses y lo mató de un tiro en la cabeza.

Familiares estuvieron buscando por varios días a Édgar hasta que apareció su cuerpo en el sitio donde lo mataron, el cual se ubicó mediante la confesión del testigo protegido, que arrepentido por lo que habían hecho delató a su cómplice.

También dio detalles de que habría reportado el asesinato del joven conductor a una mujer a la que le habría dicho: “Ya está, jefa, está todo tranquilo”.

El celular fue empeñado en un local ubicado frente a Plaza Oriente. El auto fue localizado en un predio de Cacalchén.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.