Particulares devuelven piezas arqueológicas

Las piezas precolombinas, procedentes de culturas del Océano Pacífico, con una antigüedad de hasta 12 siglos, pertenecían a Joao Domingo Branco Dos Santos, quien recientemente falleció.

388

Un par de piezas arqueológicas, de valor incalculable, fueron donadas al Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) Yucatán, las cuales proceden de una colección pero registrada ante las autoridades federales.

Las piezas precolombinas, procedentes de culturas del Océano Pacífico, con una antigüedad de hasta 12 siglos, pertenecían a Joao Domingo Branco Dos Santos, que recientemente falleció y quien dedicó parte de su vida a documentar el patrimonio arqueológico de todo México.

El director del Centro INAH Yucatán, Eduardo López Calzada, detalló que ambas son piezas de cerámica, de las cuales, la de color naranja y que tiene un bastón es procedente de el occidente de México y data del preclásico (200 aC – 200 dC).

La segunda pieza es de Oaxaca y data del posclásico (900-1500 dC), explicó al destacar que la donación se realizó en el marco del 80 aniversario del INAH.

Indicó que las piezas arqueológicas proceden de una colección, que se encontraba debidamente incorporada en el Sistema Único de Registro Público de Monumentos y Zonas Arqueológicos e Históricos bajo el número de registro 2032.P.F.

Aclaró que las piezas fueron entregadas por la señora Mónica Naranjo Talancón, las cuales pertenecieron a su esposo.

López Calzada agradeció la contribución de la señora Monica Naranjo, por su respeto a la normatividad en materia de monumentos arqueológicos.

“Hoy se devuelve a la Nación, este patrimonio que pertenece a todos los mexicanos y que debemos de preservar para las generaciones futuras”, acotó.

Remarcó que la colección 2032.P.F. fue debidamente registrada en el año 2009 por la Dirección de Registro Público de Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos a favor del finado, quien dispuso que dicho patrimonio fuera reintegrado al INAH al morir, para que se continúen las investigaciones y puedan eventualmente exponerse en los museos.

Los bienes arqueológicos recuperados serán enviados a la Ceramoteca del Centro INAH Yucatán, con sede en Mérida, para que forme parte de sus acervos, y las piezas sean apreciadas

Una vez culminada las investigaciones se contempla su exhibición en los museos del INAH en Yucatán. por todos los estudiantes, arqueólogos, investigadores, etcétera.

Comentarios

Comentarios