Otra muerte trágica de un transeúnte en la carretera Mérida-Cancún

Publicado enero 12, 2020, 1:47 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 3 mins

MÉRIDA, 12 de enero de 2020.- Un nuevo accidente trágico se registró en la carretera Mérida-Cancún, en esta ocasión en el entronque a Tahmek, donde la noche del sábado un automóvil embistió a un transeúnte que atravesó intempestivamente la vía de circulación.

El cuerpo del peatón, que hasta el momento de tomar el reporte permanecía en calidad de desconocido, quedó mutilado de la pierna y con la ropa hecha girones.

Los hechos ocurrieron aproximadamente a las 8 de la noche en el kilómetro 41 de la citad vía (entronque a Tahmek), cuando Mauricio A.G.G., de 40 años y originario de Playa del Carmen, circulaba al volante de un Sentra blanco.

De pronto un hombre de unos 35 años atravesó intempestivamente la vía circulación, y al conductor no le dio tiempo de frenar y le pegó de lleno.

El cuerpo quedó pegado en el automóvil que lo arrastró uno 100 metros mientras el guiador trataba de controlarlo.

Finalmente no pudo y el vehículo se salió parcialmente del camino. Quedó en la orilla de la carretera.

El cadáver quedó mutilado y con la ropa destrozada en uno de los carriles de la vía de circulación.

Hasta el momento de tomar el reporte permanecía en calidad de desconocido. Es de unos 35 años, 1.60 metros de estatura, complexión media, moreno claro y de cabello lacio y corto. Vestía pantalón de mezclilla y playera de rayas.

Además del conductor, en el automóvil iba una mujer que resultó con cortaduras que le causaron los vidrios del panorámico roto, y una niña de 12 años que resultó con crisis nerviosa.

Ambas fueron atendidas por paramédicos en el lugar de los hechos, pero no ameritaron traslado a un hospital.

El jueves por la noche, como informamos, un joven transeúnte murió atropellado en los primeros kilómetros de la carretera Mérida-Cancún, a la altura del centro nocturno “Osiris”, ubicado en Kanasín.

El joven cruzaba la vía de circulación acompañado de unos amigos con los que había ido al antro, pero se rezagó y fue atropellado cuando se atravesó sin fijarse que se aproximaba un vehículo.