Ni salud, ni higiene… ni misericordia para abuelitos de albergue clausurado

Publicado junio 15, 2020, 2:12 am
FavoriteLoadingAdd to favorites 6 mins

MÉRIDA.- Ni atención sanitaria, ni condiciones salubres y de higiene, ni protocolo de atención a la pandemia de Covid-19, en fin… ni misericordia tenían los abuelitos y abuelitas que sobrevivían en un albergue del céntrico barrio de Santiago.

A pesar de que sus familiares pagaban una cuota, pues el centro de asistencia para adultos mayores “Jesús de la Misericordia” era un asilo privado, se vivían casos dramáticos.

Durante la intervención de las autoridades esta mañana, una de las inquilinas gritaba que la rescataran y se tuvo que llamar a un cerrajero para liberarla.

La clausura del centro de asistencia privada se realizó con la presencia de un actuaria del Poder Judicial de la Federación y personal de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (Codhey).

Como informamos, se procedió a la reubicación de los 19 adultos mayores que se encontraban en dicho lugar, quienes carecían de atención en materia de salud, dormían en condiciones insalubres y sin vigilancia, en un edificio en malas condiciones y que no contaba con los permisos de funcionamiento correspondientes.

La titular de la Prodemefa, Teresita Anguas Zapata, realizó las gestiones para asegurar que los 19 los adultos mayores del albergue privado tengan un espacio digno y los cuidados y atenciones necesarias en los cinco asilos a donde fueron trasladados.

En la intervención participaron la Secretaría de Salud de Yucatán (SSY), el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) Yucatán y la Secretaría de Seguridad Pública. El operativo se llevó en completa calma y cuidando todas las medidas sanitarias y de seguridad, en cumplimiento de una resolución de amparo emitida por el Juez Quinto de Distrito y con el exhorto de la SSY.

Con la intervención en este lugar también se realizó el traslado de los adultos mayores que allá se encontraba a lugares donde tengan mejores cuidados, atención en materia de salud y las condiciones de higiene y seguridad que requieren para una mejor calidad de vida.

Jaime Victoria Palma, director de Protección contra Riesgos Sanitarios, señaló que esta medida está enfocada en salvaguardar la salud de los adultos mayores de manera integral y brindarles los cuidados y atenciones que requieren para tener una vejez plena.

Como se ha informado, estas acciones responden a las malas condiciones del inmueble y la falta de servicios en dicho albergue particular, detectadas tras una verificación sanitaria realizada por la Dirección de Protección Contra Riesgos Sanitario. No obstante, que las personas albergadas en este centro de asistencia privada pagan una cuota mensual por permanecer en este lugar, no cuentan con psicólogo, enfermero, trabajador social y vigilante las 24 horas, no hay vigilancia, protección y seguridad y carecen de un programa interno validado por Protección Civil, en función a los riesgos a los que se está principalmente expuesto.

De igual manera, dicho centro tampoco cuenta con aviso de funcionamiento, un responsable sanitario y carece de manuales internos que fomenten ambiente cordial, técnicamente eficiente y de atención integral al adulto mayor, así como de fomento a la cultura del respeto de los derechos humanos, además de las deterioradas condiciones en las que se encuentra el inmueble.

Tras la notificación de suspensión de actividades del lugar, un equipo multidisciplinario de psicólogos, médicos y rehabilitadores del DIF Yucatán brindaron atención y acompañamiento a los adultos mayores para llevar a cabo el traslado en condiciones de seguridad y tranquilidad para cada uno de ellos.

Asimismo, en este operativo participó personal del área Jurídica de la Procuraduría de la Defensa del Menor y la Familia (Prodemefa) a fin de verificar que el desalojo del inmueble y el traslado de las personas adultas mayores se lleven a cabo de acuerdo a lo establecido en la ley.

Como parte de las acciones de apoyo a los adultos mayores que se encontraban en este albergue, el DIF Yucatán entregó a cada uno de ellos ropa, artículos de higiene personal y los insumos necesarios para su estancia en sus nuevos centros. También dará puntual seguimiento a cada caso y cubrirá los requerimientos necesarios durante la estancia de las personas de la tercera edad en sus nuevos hogares.

Teresita Anguas agradeció la ayuda que la ciudadanía ha otorgado a los abuelitos rescatados.