Llegó a Yucatán para ser feliz… y no sabe cuándo se regresa

El oaxaqueño Ramón Franco impulsa en la selva maya el proyecto EcoCamping Valladolid, que ofrece un singular servicio: el Vocho Hotel, que se ofrece en Volkswagen clásicos modificados como cuartos, pero también tienen espacios para acampar e instalaciones ideales para desajenarse del mundo.

1467

Un campamento ecológico, ubicado en medio de la selva maya de Yucatán, se ha convertido en noticia nacional e internacional gracias a un peculiar servicio que ofrece y el cual le ha ganado incluso una nota en una prestigiada agencia internacional.

Aunque no es el único servicio que presta, lo que más ha llamado la atención de EcoCamping Valladolid es su Vocho Hotel, servicio que ofrece mediante tres Volkswagen Sedan clásicos adaptados como habitaciones.

En breve también estará disponible una avioneta modificada para ofrecerla como habitación turística.

El responsable de este proyecto es Ramón Franco, quien es oaxaqueño pero llegó a vivir a Valladolid. Es un enamorado de la naturaleza y en la selva maya encontró todo lo que necesitaba para ser feliz.

La frase que resume su estilo de vida está escrita en uno de los muchos rincones de esta paraíso ecoturístico: “Me fui a ser feliz, no sé cuándo regreso”.

Se trata de un campamento ecológico, a unos kilómetros de Valladolid, que utiliza energías renovables, pues el agua es totalmente natural de un cenote.

Todo ha sido construido por las manos de Ramón y sus colaboradores con materiales reciclados y ocupando viejas costumbres como el trueque.

Eco Camping ofrece alojamiento tranquilo con transporte desde el centro de Valladolid (frente de la iglesia) hasta el camping.

Además ofrece gratuitamente un tour a un cenote maya virgen dentro de una hacienda con un acueducto.

A sus huéspedes les incluye desayuno típico local con té, café, fruta fresca, galletas y algo de cocina local.

Eco Camping ofrece una piscina natural al aire libre durante todo el año, y ahí los visitantes puede darse un refrescante chapuzón y hacerse un pedicure con peces de manera gratuita.

Las instalaciones ofrecen WiFi gratuito restringido, “ya que es un lugar de relajación y estamos lejos de la ciudad”.

Cuenta con duchas con agua caliente, una cocina totalmente equipada que incluye parrilla de barbacoa en un VW transformado, fogata y área de observación de estrellas (telescopio proporcionado bajo petición).

Hay lockers y área para guardar maletas en caso de viaje o que no quepan en las casas de campaña, servicio de lavandería (disponible por un cargo extra), estacionamiento dentro y fuera de las instalaciones.

Igual tiene gimnasio prácticamente al aire libre, biblioteca, zonas de jardín y área con hamacas para relajarse.

El campamento se ubica a 39 kilómetros de Chichén Itzá, que está fácilmente accesible en transporte público.

Ofrece servicio de casas de campaña con bolsas para dormir incluidas y una confortable colchoneta en un pasto especial para casas de campaña, pero si el huésped prefiere rentar una habitación muy diferente, están los Volkswagen (vochos o volchos, como se les dice en Yucatán) convertidos en habitaciones muy confortables con energía solar, colchón y ventilador.

Para ir a la tienda, que queda a 900 metros de distancia, te prestan bicicletas, que también se rentan por todo el día te la rentamos a una tarifa muy económica.

Ramón Franco, el promotor de EcoCamping Valladolid, en la Expo Adventure

Sin duda una gran experiencia para estar en contacto con la naturaleza.

El campamento se ubica en el ejido Saciabil. Informes y reservaciones al 998 109 6837. También puedes visitarlos en su cuenta de Facebook EcoCamping Valladolid.

Recientemente participaron en la Exp Adventure que se realizó en el Centro de Convenciones Yucatán Siglo XXI.

Comentarios

Comentarios