Liberan a sujeto que golpeaba y encadenaba a su hijastro ‘por travieso’

Debido a la última golpiza que le propinó, el niño tuvo que ser hospitalizado, pero al individuo le conceden beneficios del sistema de justicia, como el pago de seis mil pesos y que 'jure' que no se embriagará ni drogará. La madre del agraviado sigue presa.

1538

A pesar de las golpizas y otros maltratos que propinaba a su hijastro de 12 años, el albañil Mario Martínez Castellanos fue beneficiado con una suspensión condicional del proceso que se le inició por agredir salvajemente al menor, al que incluso encadenaba por “travieso”.

Diana Georgina Pech Chan, la madre del menor, no solicitó el beneficio, a pesar de que tiene un defensor particular, por lo que seguirá presa.

Como informamos, ambos fueron detenidos en febrero por propinar severos maltratos al niño, que a causa de la última golpiza que le dieron tuvo que ser hospitalizado. Eso llevó a descubrir el infierno que vivía el menor.

De acuerdo con los beneficios que le otorgó el sistema de justicia, Martínez Castellanos, un albañil de 47 años con domicilio en Santa María Chuburná, deberá cumplir durante un año con ciertos requisitos y después de ese lapso se cancela totalmente el proceso en su contra.

La señora Pech Chan, de 42 años, enfrenta el delito de violencia familiar y lesiones calificadas, y Martínez Castellanos el cargo de violencia familiar equiparada y lesiones calificadas.

El sujeto se comprometió a pagar seis mil pesos, a razón de mil pesos mensuales; no salir del Estado, no acercarse a las víctimas ni a sus domicilios, no ingerir bebidas embriagantes ni narcóticos, para lo cual cada mes tendrá un examen toxicológico en el Instituto de Ciencias Forenses del Estado; vivir en su domicilio, tener un trabajo y asistir a un centro de rehabilitación.

De acuerdo con la carpeta de investigación, la madrugada del 10 de febrero estaban ambos en un domicilio del fraccionamiento Renacimiento, donde castigaron violentamente al niño por un problema menor y resultó lesionado, por lo que tuvo que ser hospitalizado, lo que permitió que se descubrieran los abusos en su contra.

En consecuencia fueron detenidos y enviados al penal, ya que los vecinos confirmaron que maltrataban al niño. La pareja alegaba que lo hacía para corregirlo porque es muy travieso, de manera que a veces lo amarraban y lo encadenaban.

Comentarios

Comentarios