La tarea de Liborio Vidal en la Segey, dar resultados o irse al rincón

Publicado julio 03, 2021, 10:26 am
FavoriteLoadingAdd to favorites 3 mins

Radar Político/Columna

El reciente aterrizaje de Liborio Vidal Aguilar en la Secretaría de Educación del Estado de Yucatán (Segey) representa un importante impulso en las aspiraciones políticas del empresario vallisoletano, quien tiene la mira puesta en la gubernatura que estará en juego en el 2024.

Para nadie es un secreto que la Segey es un importante trampolín político, y Liborio no sería el primero que pasaría por ahí en busca de la “grande”.

No es para menos, el sindicato de maestros es el más numeroso en el estado, seguido del sindicato de salud.

Y no solo eso, pues la estructura que conforma el magisterio es una de las más sólidas y extendidas, además de que los docentes tienen, incluso sin proponérselo, gran influencia en la sociedad.

Todo esto lo sabe Liborio Vidal, para quien la Segey será una plataforma que lo hará estar vigente, sobre todo en estos tiempos de pandemia de Covid-19, donde la educación ha tenido que enfrentarse a grandes retos.

Uno de los retos más importantes por venir es el regreso a clases presenciales, el cual está programado para agosto próximo, pero siempre y cuando se cumplan las condicionantes de estar en semáforo verde de Covid-19 y que en las localidades no se hayan presentado casos de coronavirus en por lo menos un mes.

Si Liborio Vidal logra “domar” ese reto, sin duda representará un avance en la mira que tiene puesta en el 2024, pero si falla el resultado es de pronóstico reservado.

En años atrás, Víctor Caballero Durán también basó sus aspiraciones en la Segey, pero su espíritu autoritario terminó por socavar sus pretensiones y pagó la factura, incluso en la elección municipal.

Desde su llegada al PAN como candidato a diputado federal del PAN por el I Distrito, se supo que Liborio Vidal sería un activo participante en la carrera gubernamental.

Esto no lo frenó ni siquiera el hecho de que tuvo que declinar como candidato al no cumplir el requisito de condición indígena que solicitó el INE para dicho distrito.

Muchos pensaron que eso significaría el fin de las aspiraciones de Liborio, pero tras varios fracasos en el PRI, donde siempre le bloquearon sus aspiraciones a la gubernatura, ahora el político vallisoletano es más hábil y supo colocarse sin problema rumbo al 2024.