Horas antes de Navidad, el centro de Mérida estalla de gente

Publicado diciembre 23, 2017, 5:10 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 3 mins

Si hubo navidades “frescas” en Yucatán esta será sin duda la excepción a la regla. En las horas previas al comienzo de los festejos decembrinos, el centro de Mérida arde al sol y estalla de gente, sobre todo la zona del mercado Lucas de Gálvez y sus aledañas, donde los transeúntes aprovechan para comprar las últimas cosas antes de la celebración.

Caminar en los pasillos del mercado es una misión titánica. Además de la gente que vino a comprar comida (condimentos, uvas, remolachas, rabanitos, etc), están los puesteros que se avientan con sus carros llenos de mercancía. Otros puestos concurridos son los de electrónica, lugares para comer algo rico, zapatos, así como los de figuras religiosas, donde se puede adquirir a precios variados figuras de todo tamaño del Niño Dios para colocar en el pesebre.

Afuera del Lucas de Gálvez el camino sigue entorpecido por los transeúntes que se detienen en medio del gentío a comparar precios y comprar cosas. Comprobamos que las uvas rojas y verdes están más baratas afuera que adentro del mercado (70 contra 80 pesos el kilo, que no lo estafen).

Otros puestos concurridos son los que ofrecen pirotecnia de todo tipo. En un local de la calle 65 los vendedores no paran de llenar canastas con voladores, chifladores, huevitos, estrellitas, cerillos, jarros y jarrilleros, entre otros. Los precios van de tres pesos a 70, así que es fácil llegar a 100 pesos con algunas de estas bombitas.

En otro nivel de precios, se pueden adquirir fuegos artificiales como Bazuca 2, Magic World, Flower World, Cruz del Sur, Beautiful Flower y New Century a importes que van desde los 100 pesos a los mil 300. Sí, señores, mil 300 pesos por unos segundos inolvidables.

Lupita llega a un puesto de bombitas con sus tres hijas pequeñas. En un abrir y cerrar de ojos gasta arriba de 100 pesos en pirotecnia. Le preguntamos si compró mucho y se percata que en realidad no, que sólo es una bolsita, pero el bolsillo no da para más diversión de pirotecnia esta Navidad. “Veremos cómo viene Año Nuevo”, augura.- CGO.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.