Emotiva fiesta de XV años en una sala del hospital O’Horán

Le cumplen el sueño a una adolescente sordomuda y con problemas renales de tener una celebración con pastel, comida, vestido de tul y hasta un chambelán.

4078

La vida no ha sido nada fácil para Flor, una jovencita sordomuda que tiene que someterse a diálisis por un problema renal.

Sin embargo, en estos días la adolescente, que además vive en condiciones de pobreza extrema, tuvo momentos de intensa felicidad, cuando personal del área del hospital O’Horán donde es paciente le organizaron una sencilla pero emotiva fiesta de XV años.

Hubo comida, refrescos y pastel, además de que Flor lució un vestido de XV que le donaron y que con entusiasmo le arregló su tía, todo para que la jovencita no pasara así nada más el día de su cumpleaños.

Incluso tuvo un chambelán, un joven enfermero que ella eligió con anticipación, porque como toda mujercita también tiene un corazón que se puede enamorar.

La familia de Florecita, como cariñosamente le llaman en el hospital a la quinceañera, ha pasado momentos verdaderamente duros. Literalmente se han quedado en la calle, todo para que la jovencita pueda quedar sana.

Por ahora no tienen casa, pues la vendieron para que Flor recibiera un tratamiento en México que le permite tener una mejor calidad de vida, pero no le solucionó de raíz el problema.

Actualmente la familia vive en Umán, encomendados en casa de unos parientes. Desde ahí viajan frecuentemente al hospital O’Horán para que Flor reciba atención médica.

Enterados de que pronto cumpliría XV años, se organizaron para hacerle la fiesta, conscientes de que los pacientes con una salud emocional fuerte asimilan mejor los tratamientos médicos.

Este fin de semana familiares ya le preparon otra fiesta a Flor para que continúe festejando el haber llegado a las 15 primaveras. Para ella es, además, una homenaje a su determinación por aferrarse a la vida y por tratar de sonreírle pese a las penurias.

Comentarios

Comentarios