Dueños irresponsables, principal causa de la proliferación de perros callejeros

El problema ya no solo se concentra en Mérida, sino que también se ha extendido a municipios como Kanasín, Umán, Progreso y Valladolid.

1069

La actual sobrepoblación de perros y gatos callejeros que prevalece en Yucatán ya afecta notablemente a Progreso, Umán, Valladolid y Kanasín, advirtió la presidenta de Asociación por los Derechos de los Animales en Yucatán (ADAY), Rosario Sosa Parra, al remarcar que el problema es consecuencia de la falta de responsabilidad de los dueños de mascotas.

Comentó que hasta hace unos años el problema se focalizaba en Mérida, pero actualmente la situación afecta a los municipios conurbados, y de acuerdo con cálculos conservadores, se prevé la existencia de cerca de 10 mil perros callejeros o semicallejeros.

Por tal motivo, hay un aumento de personas que son atacadas por canes, y afortunadamente, hasta el momento no hay casos de rabia en humanos, pero de continuar con este fenómeno, el problema puede salirse de control.

Resaltó que la proliferación de perros y gatos es un problema de salud pública, ya que en promedio cada cuatro horas una persona es mordida por un canino de la calle.

Incluso, al día poco más de 10 cadáveres de estos animales son recogidos en arterias y carreteras del interior del estado, la mayoría causante de accidentes de tránsito.

Enfatizó que los principales culpables de esta proliferación desmedida de perros y gatos en las calles es de la sociedad, debido a que la población “no entiende, no aprende y no participa, pero sí deja que se reproduzcan sus mascotas y al no saber qué hacer con sus cachorros los abandonan”.

Reconoció que la esterilización de perros y gatos domésticos es una acción adecuada para el control de los animales callejeros, ya que muchos de sus dueños al ver que sus mascotas tienen crías las abandonan en la calle.

En lo que va del año, en Yucatán son 987 las personas atendidas a una clínica y hospital, a consecuencia de un ataque de perros, mientras que en el mismo período de 2018 fueron 908 casos confirmados acumulados, es decir, el aumento es del 8.7 por ciento.

De estas agresiones, el 60 por ciento son menores de edad, quienes al ser inquietos son el blanco preferido de estos animales y por su tamaño reciben la agresión principalmente en la cara, por lo que es necesario no sólo una atención psicológica para superar el daño, sino también intervenciones quirúrgicas de cirujanos plásticos’, apuntó.

Además, las personas agredidas deben ser valoradas inmediatamente para ver si tienen que recibir un tratamiento antirrábico, lo cual sucede en el 50 por ciento de los casos.

Comentarios

Comentarios