Aseguran químicos para fabricar pirotecnia en predio que explotó en Kanasín

Publicado enero 01, 2020, 8:33 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 3 mins

En medio del operativo que generó la explosión en un predio en la colonia Francisco Villa Oriente de Kanasín, autoridades decomisaron diversos químicos que se utilizan para elaborar pirotecnia, y los cuales no alcanzaron a estallar en medio del desastre que cobró una vida y dejó tres niños lesionados.

El Ejército se hizo cargo de destruir los químicos restantes que no se consumieron pese al voraz incendio que siguió a la explosión que causó el derrumbe total de la vivienda donde se almacenaban los explosivos, así como la caída parcial de muros y paredes en una casa aledaña.

Como informamos, la tragedia se registró en un predio de la calle 6-A con 65-A de Francisco Villa Oriente la noche del martes 31 de diciembre, cuando la mayoría de los yucatecos se disponían a despedir el año en medio de festejos.

Primeramente hubo una fuerte explosión que, además de dañar las viviendas contiguas, hizo cimbrar casas a varios kilómetros a la redonda. Vecinos de San Camilo, Villas Oriente, Leona Vicario e incluso Vergel IV en Mérida reportaron haber escuchado y sentido la explosión.

Luego sobrevino el incendio y posteriormente, como en un macabro espectáculo de luces y silbidos, comenzaron a reventar los juegos pirotécnicos ya fabricados.

Rápidamente la zona se llenó de policías, bomberos y ambulancias.

Ante el reporte de personas atrapadas en ambas casas que se derrumbaron, se procedió a un operativo de rescate. Se vivieron momentos dramáticos cuando se procedió al salvamento de niños que quedaron sepultados por los escombros.

Los pequeños estaban en casa de la familia Ciau y llegaron a pasar el Año Nuevo con los abuelos. Al momento de la explosión estaban en el predio el padre de 51 años, la hija de 30 años y cinco niños de diversas edades, el mayor de 10 años y el menor, un bebé de dos meses.

En la vivienda que se derrumbó por completo estaban tres personas, de acuerdo con testimonio de los vecinos. Sin embargo, solo se encontró el cuerpo calcinado de un hombre.

En ese predio vivían una pareja que se dedicaba a fabricar productos de pólvora, y ahí mismo los almacenaban.

Un amigo los llegó a visitar y se puso a fumar, pero las chispas de su cigarro habrían llegado a donde había explosiva mezcla y sobrevino el desastre.

La densa y elevada humareda que generó la explosión era visible a varios kilómetros a la redonda.