Alejandrina León es un ‘Primor’: de secretaria general del PRI a candidata a diputada local por Morena

Publicado abril 03, 2021, 12:48 am
FavoriteLoadingAdd to favorites 2 mins

Radar Político/Columna

El actual proceso electoral ha dado muestras de surrealismo mágico, en particular en los partidos Revolucionario Institucional y Movimiento de Regeneración Nacional, que han hecho una alianza de facto conocida ya como el “Primor” de Yucatán.

Su mejor ejemplo lo protagoniza la regidora Alejandrina León Torres, quien hasta hace unas semanas era la secretaria general en el comité municipal del PRI, y ahora es candidata de Morena a diputada local por el VII Distrito.

Sin tener méritos ni militancia en Morena, apenas renunció al PRI León Torres fue ungida como candidata desplazando a morenistas que hicieron trabajo político desde mucho tiempo atrás.

Como se sabe, Alejandrina León es gente muy cercana a Víctor Caballero Durán, quien ha sido el peor candidato del PRI en Mérida y quien también es padrino político de Verónica Camino Farjat, candidata de Morena a la alcaldía de Mérida impuesta desde el Altiplano.

Tanto la candidatura de Camino Farjat como la de León Torres, así como las de Daniel González Quintal, Hilda Escobedo Moreno y Noemí Roque Pacheco, son producto de la alianza entre el senador Ricardo Monreal Ávila y el grupo rolandista-salinista.

Este pacto derivó en la imposiciones de candidaturas que provocaron la salida de miles de militantes de Morena, incluyendo fundadores del partido en Yucatán y 40 que eran candidatos en los municipios.

A los operadores de esta oscura alianza, el senador Ovidio Peralta y el tabasqueño Óscar Cantón Zetina, poco les importaron las muestras de inconformidad de los militantes morenistas, que desde el principio, cuando surgieron los primeros rumores de que Verónica Camino sería la candidata de Morena por Mérida, externaron que no la apoyarían.

Hoy Morena es un partido sin bases y secuestrado por los rolandistas, que en la elección anterior demostraron que son perdedores y muy malos operadores políticos.

El resultado no es de pronóstico reservado, más bien es bola cantada: el hundimiento de Morena Yucatán.