Un priismo insatisfecho y dispuesto a cobrar facturas internas

Como en una lucha de clases, los priistas 'olvidados' se enfrentarán a las cúpulas que les fallaron en 2018.

1212
A nivel nacional Enrique Peña Nieto es considerado uno de los principales artífices de la derrota priista. En la imagen, con el diputado federal Juan José Canul Pérez.

A unos días de que se emita la convocatoria para elegir al nuevo presidente estatal del PRI, la lucha empieza a perfilarse entre los grupos que siempre han detentado las cúpulas y las bases que quieren aprovechar la coyuntura para dar ese salto que, a lo largo del sexenio anterior, se les negó sistemáticamente.

Nombres como el de Eloy Quirós Ávila, ex director de Servicios Integrales para la Conservación del Estado de Yucatán, o Diego Lugo Interián, alcalde de Sucilá y quien cuenta con el respaldo de sus colegas, o Francisco Medina Tuyub, hasta hace unos meses que concluyó el rolandismo no hubieran figurado siquiera en la cartera más olvidada del comité estatal.

Por otro lado están figuras que ocuparon cargos en la administración estatal, como Walter Salazar Cano, ex secretario de Desarrollo Social, y el diputado federal Juan José Canul Pérez. De este último se menciona que es el candidato del rolandismo y se le vincula con grupos que a nivel nacional son señalados como responsables del fracaso electoral.

Por lo pronto, como hemos informado, el consejo político recomendó que la elección del próximo presidente sea por consulta a las bases. Falta ver si viene este punto en la convocatoria que se espera sea lanzada a más tardar el sábado.

Esto abre la oportunidad a esas figuras que habían estado en el olvido, como es el caso de los alcaldes, que al menos en Yucatán representan la zona donde está la fuerza real del tricolor, luego de las estrepitosas derrotas para la alcaldía de Mérida y la gubernatura.

Otro punto a considerar es la molestia que traen los priistas por las derrotas, las cuales consideran que pudieron evitarse de no haber sido por la soberbia del grupo en el poder. Hay quienes mencionan hasta un 80 por ciento de enojo del priismo yucateco contra el ex gobernador Rolando Zapata Bello.

Estas son las condiciones en las que el PRI se prepara rumbo a la renovación de su estructura estatal, que tendrá apenas unos meses para recomponer el partido antes de que lleguen los tiempos electorales del 2021, que parecen lejanos pero en realidad el proceso formal comienza a partir del último trimestre de 2020, pero la efervescencia ya se siente desde ahora.

En los municipios muchos priistas sienten que fueron derrotas que pudieron evitarse, y no ven la hora de cobrar venganza, tanto hacia el interior como en el exterior.

Comentarios

Comentarios