Humanos son la prioridad en la vacuna contra el mal de Chagas

Infectarse puede ser una cuestión de suerte, pues si el pic que ataca a una persona no está infectado, no habrá ningún problema. Recomendación: no veas la televisión con la luz apagada, eso atrae al insecto.

850

Si bien actualmente se cuenta con un tratamiento para combatir la enfermedad de Chagas, los medicamentos no son 100 por ciento seguros e incluso resultan algo tóxicos y generan malestar, advirtió el doctor en farmacología, Miguel Rosado Vallado, responsable del Laboratorio de Parasitología del Centro de Investigaciones Regionales “Dr Hideyo Noguchi”.

“La lamentable verdad es que no tenemos una terapia eficaz, no tenemos una vacuna desarrollada, estamos experimentando con ella, ya estamos en fase de modelos pre clínicos”, agregó.

“El fármaco que tenemos no es 100 por ciento eficaz, actúa de manera más efectiva en niños y no en adultos, sobre todo en fases tempranas, pero es muy tóxico y puede generar daños hepáticos o renales, por eso estamos desarrollando la vacuna”.

En cuanto a la vacuna para los perros, mencionó que también se está desarrollando una, para que próximamente las mascotas estén protegidas y se tenga la confianza de que no sean infectadas, sin embargo, la prioridad es para la de humanos.

El mal de Chagas, ocasionada por el Triatoma dimidiata o “pic”, es una enfermedad producida por el parásito Tripanosoma cruzi, que se encuentra presente en el excremento de este tipo de chinches.

Este insecto se encuentra presente en toda la Península de Yucatán y ataca principalmente en la noche, cuando las personas duermen.

Se transmite debido al excremento de chinches infectadas, al momento de picar.

“Las chinche infectada pica al humano para ingerir sangre, conforme se va hinchando le dan ganas de defecar y cuando lo hace, es cerca de la zona de inoculación, entonces por la irritación la persona se rasca y de manera involuntaria se inocula las excretas, que es donde está el parásito”.

El doctor mencionó que el insecto normalmente actúa en la noche y generalmente las personas se infectan cuando se encuentran dormidas y se rascan al sentir picazón.

En ocasiones cuando una persona es picada no se infecta, al tener un sistema inmune excelente, pero en caso contrario se genera un proceso infeccioso, que comienza con una etapa aguda dentro de las primeras tres semanas, con malestares generales como dolor de cabeza, sentirse decaído o presentar irritación, síntomas que pueden ser confundidos con padecimientos comunes.

Incluso pueden pasar hasta cinco, 10 o más años para que las personas detecten la enfermedad, ya que en ocasiones, después de la fase aguda, cuando el parásito se disemina en la sangre, el sistema inmune empieza a responder y el parásito se traslada a tejidos y se establecen con una especie de equilibrio con el sistema inmune, el cual es atacado con el paso del tiempo, hasta que las lesiones ya sean evidentes y se presenten arritmias o malestares cardiacos que pueden provocar hasta la muerte.

“El problema es que durante muchos años no hay síntomas, durante toda esta fase crónica que le llamamos, la mayoría del tiempo es asintomática, hasta que se presentan síntomas de lesiones y pasa en la fase crónica sintomática, donde se presenta la alteración cardiaca”, explicó el especialista.

Los síntomas tardan muchos años en presentarse que incluso la manera más común para detectar el mal de Chagas, es cuando una persona decide donar sangre, apuntó.

El doctor mencionó que infectarse conlleva diversos factores que se relacionan incluso con suerte, ya que al momento de ser picado, la chinche puede o no defecar, por lo que el riesgo es variado.

Si la chinche no se encuentra infectada y defeca no se corre riesgo. También el riesgo se reduce cuando la persona es picada por una chinche infectada, pero no se rasca, y si se rasca, la carga infectante también puede ser baja y la persona puede presentar síntomas leves, que son combatidos por el sistema inmune hasta curar al individuo. Si la carga infectante es alta, entonces se desarrolla la patología.

El especialista añadió que la zarigüeya ha sido catalogado malamente como un protector, ya que se come a las chinches. “No es que sea protector, es simplemente un reservorio más, come a las chinches y se infecta a la hora de la ingesta y sirve de reservorio porque no muere, resiste la infección, pero no quiere decir que tenga un efecto particularmente benéfico”.

Recomendaciones:

Para evitar este tipo de insectos, señaló que evaluaciones en diversos municipios han arrojado que los mosquiteros o miriñaques son efectivos para combatirlo, así como el uso de hamaca, ya que dificulta al insecto llegar hasta la piel, puesto que son malos voladores y solo vuelan cuando están en etapa adulta.

Asimismo añadió que la luz atrae a las chinches y no se recomienda mirar la televisión con las luces apagadas, así como en caso de tener mascotas, evitar que duerman en el mismo cuarto y fumigar el predio y los alrededores.

En caso de ser picado por algún insecto y verificar que haya sido el “pic” la persona lo atrape vivo y la traslade hasta el laboratorio del Centro de Investigaciones para estudiarla.

Comentarios

Comentarios