Venta de tierras nacionales a extranjeros, otro filón de oro para la mafia inmobiliaria costera

Publicado noviembre 23, 2018, 8:20 am
FavoriteLoadingAdd to favorites 7 mins

Además del filón de oro de las tierras que se robaron en la Reserva de Dzilam, otro lucrativo negocio para la mafia inmobiliaria costera fue la venta, al margen de la ley, de terrenos nacionales a extranjeros.

En Dzilam Bravo se menciona que el metro lineal de frente de playa está valuado entre 50 mil y 70 mil pesos, lo cual da una idea de la plusvalía que tiene la costa yucateca.

En el mencionado puerto los terrenos comenzaron a cotizarse desde las mejoras a la carretera costera, que ahora permiten una conexión más rápida de Dzilam con otros puertos con más desarrollo turístico e inmobiliario, además de la plusvalía que le ha dado el parque eólico que se construye en la zona.

Una de las personas estafadas con las operaciones de la mafia inmobiliaria costera fue la canadiense Mariana Elita Luttan Fox, quien ha iniciado ya una defensa legal ante lo que revela un millonario fraude contra la extranjera.

Sin saber que era un terreno nacional, la extranjera compró a una millonaria cantidad una extensión de 10 hectáreas, con 368 metros lineales de frente de playa.

Plano del terreno que adquirió la canadiense en Dzilam Bravo

El lote fue puesto en venta con el mismo modus operandi de otras maniobras legaloides de la mafia costera: mediante una sesión de cabildo se cedió el terreno (haciéndolo pasar como fundo legal) a la inmobiliaria Uredi (representada por Julio Ricardo Presuel Moreno y operada por Mario Peraza Ramírez), supuestamente para el impulso de proyectos de carácter social, generación de empleos y desarrollo económico, pero lejos de cumplir esos objetivos Uredi puso en venta el predio de 10 hectáreas y con amplio frente de playa.

Llama la atención que en el acta de cabildo donde se asienta esta cesión, fechada el 18 de diciembre de 2015, se menciona que el donante fue el ex alcalde Pedro Castillo Reyes, quien ya a esas alturas había entregado el ayuntamiento a su sucesor Julio Abraham Villanueva Rivero alias “Triki”, quien estuvo hasta el 31 de agosto de este año.

Además, el acta donde consta esta donación a Uredi está marcada con el número 74, y en anterior entrega de esta serie de publicaciones dijimos que el acta 75 correspondía a una fecha de 2013, la cual denunció el ex edil Castillo Reyes era falsa, porque el acta real número 75 corresponde a su segundo informe de gobierno que rindió en abril de 2014.

La bomba con el predio de la canadiense estalló durante una medición de predios originada por la solicitud de la Secretaría de Marina de un terreno nacional en Dzilam Bravo para la construcción de una estación naval.

La venta del terreno se hizo mediante las ya expuestas maniobras legaloides de la mafia inmobiliaria costera, que incluso llegó a falsificar actas de cabildo para “blanquear” sus actos.

Se ignora la cantidad en la que se le vendió el lote a la señora Luttan Fox, que como ya dijimos es de 10 hectáreas, con 368 metros de frente de playa.

En Dzilam Bravo se menciona que el metro lineal de frente de playa está valuado entre 50 mil y 70 mil pesos. Si se multiplican los 368 metros de playa del citado lote por 70 mil pesos da una cantidad superior a 25 millones de pesos.

Al parecer, esa fue la cantidad que pagó la canadiense, quien ya inició una defensa legal por este fraude del que fue víctima.

La canadiense ya inició una defensa legal contra el fraude del que fue víctima.

Como hemos publicado, las redes de esta mafia inmobiliaria costera se urdieron desde el Palacio de Gobierno en la administración de Rolando Zapata Bello, específicamente desde la oficina de Carlos Sobrino Argáez, actual presidente estatal del PRI y en ese entonces subsecretario de Gobierno.

El operador fue Mario Peraza Ramírez, quien era asistente de Sobrino Argáez y llegó a ser director del Catastro.

Otros involucrados son Julio Presuel Moreno, representante legal de Uredi y ex director de administración de la Japay. También el ex alcalde de Dzilam Bravo Julio Abraham Villanueva Rivero alias “Triki”, así como diversos escribanos e incluso notarios públicos.

Aunque eran burdas muchas de estas operaciones, como ya vimos con las inconsistencias de las actas de cabildo en las que se hicieron las cesiones, el Insejupy no hizo nada por frenar las maniobras y, por el contrario, cerró los ojos ante evidentes irregularidades en el registro de estos predios propiedad de la nación.

Consulta más información de las operaciones ilegales de la mafia inmobiliaria costera en Dzilam Bravo, en los siguientes liks:

Funcionarios rolandistas se repartieron tierras en la Reserva de Dzilam

Operador financiero de Rolando Zapata, involucrado en la mafia inmobiliaria costera

Con Zapata Bello operó también una mafia inmobiliaria costera

En Palacio de Gobierno se urdió despojo de tierras en Dzilam Bravo

Desnudan entramada red de la mafia inmobiliaria costera en la era rolandista

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.