Un fiel amigo le avisa del suicidio de su marido

Los ladridos del perro la llevaron a descubrir que su pareja se había ahorcado en un tinglado del patio, en la colonia Francisco I. Madero. Poco antes discutieron e incluso él la agredió porque le dijo que iba a dejarlo.

3160

Los ladridos de un perro llevaron a una vecina de colonia Francisco I. Madero a descubrir que su esposo se había ahorcado en un tinglado del patio.

Un poco antes la pareja había discutido porque ella le dijo al marido, E.A.G.M., de 30 años, que quería separarse de él.

La mujer dijo que él se molestó mucho cuando le manifestó sus intenciones, incluso la agredió físicamente, pero nunca pensó que se suicidaría.

Los hechos ocurrieron en un predio de la calle 18 entre 31 y 33 de la citada colonia, donde aproximadamente a la medianoche M.G.R.C., de 26 años, discutió con su marido porque le dijo que quería separarse de él.

Luego de la pelea, el hombre se retiró molestó y regresó como a las 3 de la madrugada. Luego de discutir de nuevo con su mujer, la obligó a entrar a la habitación que compartían.

Temiendo que volviera a agredirla, ella se encerró en el cuarto, pero minutos después salió a ver donde estaba, y fue cuando escuchó los insistentes ladridos del perro en el patio.

Al acercarse a ver qué sucedía, encontró a su marido ahorcado en un tinglado. Pensando que aún podía salvarle la vida, desató la soga y lo bajó.

Enseguida llamó a los servicios de emergencia, pero ya nada pudieron hacer por él.

Comentarios

Comentarios