Resolutivo del impacto ambiental del Tren Maya, para el 18 de septiembre

Publicado julio 31, 2020, 6:02 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 6 mins

MÉRIDA.- El próximo 18 de septiembre se dará a conocer el resolutivo del Manifiesto de Impacto Ambiental (MIA) en torno a las obras del Tren Maya, que en días pasados entregó el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), ya que actualmente está en revisión 74 observaciones, informó el titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), Víctor Manuel Toledo Manzur.

Remarcó que a consecuencia del Covid-19 hay un atraso en todas las actividades de la institución, pero ya se resuelve la problemática.

En la conferencia virtual “La Secretaría de Medio Ambiente y los trenes”, refutó la versión de que “Semarnat boicotea y provoca el atraso en el proyecto del Tren Maya”.

Reconoció que “Fonatur avanza tramo por tramo, por lo que es lógico que Semarnat ingresará (en el desarrollo del proyecto), en el momento que sea necesario”.

Advirtió que Fonatur “no podrá avanzar en el recorrido si no tiene la aprobación del MIA, cambio de uso de suelo y/o la consulta”.

Durante la conferencia a distancia indicó que “la Semarnat está obligada por Ley a aprobar que no tengan impacto ambiental negativo, o que sea lo más mínimo posible”.

Asimismo, la Ley General de Equilibrio Ecológico obliga a la Semarnat a recibir de evaluar y aprobar las MIAs.

Recordó que tan sólo en 2019 se analizaron y aprobaron dos mil 279 MIAs, por lo que “Semarnat es árbitro dentro del gobierno federal”, y en el caso de Fonatur, cuenta con dos proyectos: el Tren Maya y el Tren del Itsmo de Tehuantepec”.

Además de la aprobación del MIA, también es indispensable el cambio de uso de suelo y la consulta indígena, acotó.

Toledo Manzur añadió que se aprobó la propuesta de Fonatur de exentar la MIA en las vías ya existentes, y actualmente se analiza la segunda propuesta.

El pasado 26 de junio se recepcionó el documento de Fonatur, dos días después se publicó en la gaceta ecológica y el próximo 11 de agosto será la primera reunión.

Destacó que la Semarnat tiene 60 días para la aprobación de la MIA, por lo que el próximo 18 de septiembre para dar la respectiva respuesta.

El titular de la dependencia federal explicó que 606 hectáreas requieren de solicitud de cambio de uso de suelo, por lo que esperan la pronta recepción de los documentos, y la aprobación tardaría 35 días.

De acuerdo con Fonatur, el pasado 16 de junio, en atención a la legislación mexicana en materia medioambiental y en el marco de inicio de obras del Tren Maya, se entregó la MIA, en su modalidad regional, para la construcción y operación de la vía férrea y obras asociadas del proyecto Tren Maya, en la ruta Palenque, Chiapas, a Izamal, Yucatán, correspondiente a los tres primeros tramos.

El Tren Maya, dentro de su planeación ambiental inició este proceso, como parte de su estrategia de gestión en cumplimiento de la legislación ambiental mexicana, incluidos los instrumentos de ordenación territorial, tanto ambiental como urbana, en los tres niveles de gobierno.

Actualmente, las empresas que ganaron las licitaciones han iniciado los trabajos y estudios a detalle para elaborar el Proyecto Ejecutivo y realizan acciones de mantenimiento y rehabilitación de la vía férrea dentro de sus derechos de vía, mismas que se llevan a cabo bajo estricta supervisión ambiental y con base en lo establecido en el artículo 6° del Reglamento de la Ley General del Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente (Lgeepa), en materia de Impacto Ambiental.

El Tren Maya tendrá dos fases de construcción. La primera contempla únicamente las obras sobre derechos de vía ya existentes; la segunda etapa, contempla obras que por mejoramiento del trazo ocupan predios con vegetación y sin derecho de vía.

Las obras del Tren Maya que se llevan a cabo actualmente pertenecen a la primera fase, en la que los tramos de vía ya existen y hay operación ferroviaria.

Por esta razón, la Semarnat otorgó una exención a la Manifestación de Impacto Ambiental, MIA, en los tramos que corresponden a lugares con derecho de vía existente.

Es decir, el Tren Maya no tiene la obligación de solicitar una autorización ambiental, toda vez que no se trata de una obra nueva, sino de rehabilitación y mantenimiento para mejorar la seguridad operativa.

Cabe mencionar, que el Tren Maya trabaja con base en una planeación ambiental, enmarcada en diversas estrategias, que van más allá de la gestión, buscando la conservación, aprovechamiento y recuperación de los ecosistemas por los cuales transcurre su recorrido en la Península de Yucatán.