Pruebas insuficientes para incriminar a profesor acusado de violación: FGE

Detectan indicios de ultraje en uno de los menores, pero no se ha podido determinar quién lo hizo. Las investigaciones realizadas hasta ahora no han sido concluyentes.

3272

Hasta el momento se carece de las pruebas suficientes para incriminar al director de la Escuela Regional Mexicano, ubicada en Tixcacal- Opichen, Marcos A.M.P., de 29 años de edad, como el presunto violador de al menos tres menores de edad, informó la Fiscalía General del Estado (FGE).

A poco menos de un mes de darse a conocer el polémico caso, hasta el momento no hay datos concretos para determinar quien fue el supuesto culpable, debido a que el delito se cometió con anterioridad a la denuncia y la declaración de un infante no es prueba fehaciente.

Por lo pronto, son tres las denuncias interpuestas por el delito de violación, por lo que las investigaciones continúan.

“Las carpetas de investigación permanecen abiertas” por lo que aún no concluye la búsqueda de respuesta y evidencia, se explicó.

Sin embargo, actualmente se desconoce quién pudo ser el responsable de los hechos delictivos, cuya primera denuncia se registró el pasado 24 de noviembre y numerada como 259/2019.

Como oportunamente se publicó, el 26 de noviembre el director de dicha escuela particular fue detenido por elementos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) ante el enojo de los padres de familia.

Sin embargo, horas después fue liberado ya que no hubo una acción infraganti, y por el momento, de acuerdo con la FGE, “no hay elementos suficientes (para inculparlo)”, y solicitar una orden de aprensión en su contra.

Es decir, “el problema es ver quien lo hizo (o cometió el delito sexual)”, motivo por el cual continúan con las investigaciones.

Asimismo, se explicó que al primer menor de edad se le efectuaron estudios médicos, con resultado de “una penetración no reciente”.

También se le brindó la atención psicológica, y agregó que “por ser niño no se le puede interrogar como un adulto”, por lo que no hay datos que puedan conducir sobre quién fue el responsable.

“Un niño puede cambiar de decisión por su inmadurez, por miedo, o bien pudo ser inducido por un adulto, para incriminar a determinada persona”, acotó.

De tal manera que “así como bien pudo ser el propio director, también pudo haber sido otra persona”

Comentarios

Comentarios