Obituario: Arcadio Huchim Ascencio, decano de los locutores en Yucatán

Publicado abril 11, 2021, 9:33 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 5 mins

Después de breve dolencia y a la edad de 69 años, la noche de este domingo falleció Arcadio Huchim Ascencio, decano de los locutores en Yucatán.

En vida fue considerado como una de las mejores voces de Yucatán. Era declamador y analista político.

Estuvo 50 años al frente de los micrófonos radiofónicos y muchas generaciones de yucatecos se despertaron escuchando las noticias con Arcadio Huchim.

Hasta el día de su fallecimiento se desempeñaba como director de noticias de Grupo Rivas.

Lamentablemente en días recientes contrajo el coronavirus y estuvo convaleciente varios días hasta que se apagó su luz.

La actriz y dramaturga Conchi León lo expresa en una reciente columna que escribió para un periódico local:

“Atesoro en el corazón el recuerdo de mi madre escuchando a don Arcadio Huchim por las mañanas, mientras desayunábamos y ella planchaba la ropa de mi padre. Mi madre encontraba en las poderosas palabras del locutor algo de fuerza para acompañar su día. Alguna vez me dijo que don Arcadio era un hombre que luchaba por la justicia, al grado de llevar guardaespaldas que lo protegieran. Eso era una idea de mi madre, no necesariamente un hecho real. A don Arcadio lo conocí en persona hace algunos años, le confesé mi admiración rendida y me respondió una breve entrevista que compartí en esta columna. A mi parecer, don Arcadio Huchim es el último líder de opinión en Yucatán. Por influencia de don Arcadio siempre quise ser periodista, y por enseñanza materna, siempre he querido visibilizar la injusticia”.

Fue creador de frases que se volvieron coloquiales entre su audiencia: Ya salió el sol, fue una de ella. También: el sol está “chuculuc”, palabra inventada por él para referirse a que estaba medio apagado el sol.

En el reciente fin de año le envió el siguiente mensaje a sus amigos, como si se tratara de una despedida anticipada:

Está cercano el epílogo del calendario 2020, algunos quisieran borrarlo de la bodega de años pasados, esa intención es un tanto como negar el dolor de seres queridos, amigos, compañeros, conocidos cuya ausencia lamentamos en estás horas. Otros, en los que aún alienta el optimismo, ante el descomunal cantidad de estiercol que vomita la realidad, buscan afanosos el Unicornio de la vacuna que nos aporte esperanza de ver crecer a los más nuevos, que nos de la oportunidad de explicar e no siempre todo fué así. En la época más bella del año, estoy con los clásicos, con notas tristealegres, con el agua al cuello y por estar vivo, espectador a la fuerza del intento de los hombres de ciencia por explicar lo mucho que cuesta, al ser humano, reconocer los errores propios. Pero también aceptar que si bien la recta es el procediento más corto entre dos puntos, eso no es forzoso, a veces preferible el infinito con intentos de vida útil y si se puede virtuosa. Bueno y por no estar cierto y seguro de nada, siguiendo con los clásicos,”Los árboles mueren de pie” lentamente….Yo ya sé mirar las nubes que pasan…Ya se quedarme en mi sitio..Y sé Casi callarme.

Le sobreviven su viuda Virginia Flores, hijos Arcadio y José Huchim Valencia, y Alonso y César Huchim Flores; nietos y nietas; hermanos Martín, María y Rita, sobrinos y sobrinas.

Hoy ya se ha reunido con sus hermanos fallecidos José y César.

Se oficiarán misas en sufragio de su alma, a las 8 de la noche, a través de la señal de radiofónica de La Reverenda 93.7 FM, Reverenda 91.9 FM, Mil FM 92.1, así como en las redes sociales y en Noti Rivas.