CONTENIDO PROMOCIONADO

Más renuncias al PRI: ya no escucha a su militancia, incluso la pisotea

Publicado diciembre 02, 2020, 5:29 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 4 mins

Después de ejercicio de profunda reflexión sobre lo que está ocurriendo al interior del Partido Revolucionario Institucional, la maestra Maricela Arceo Vivas puso fin a una militancia de 35 años en el tricolor, en la trinchera de Valladolid.

“La realidad que hoy vive nuestro país demanda a ciudadanos que seamos congruentes con nuestros ideales, nuestros principios y convicciones”, expuso en su carta de renuncia. “Como mujer de trabajo de una lucha diaria y de una herencia al servicio de la gestión y la educación en mi heroica Zaci desde hace más de 35 años me adentré a los trabajos de partido”.

“Tuve la oportunidad de ser representante de partido, representante general, delegada política, coordinadora de campaña y delegada en el primer distrito federal del Organismo Nacional de Mujeres Priista y muchas otras encomiendas que desempeñé dentro de este instituto político y de la administración pública con la entrega y compromiso que me caracterizan”, recordó.

“Siempre con el oído pegado al territorio a esa militancia que pide ser escuchada y que hoy una vez más es ignorada y pisoteada”, deploró. “En los últimos tres procesos manifesté mi intención de representar a este partido en la contienda electoral en el distrito local, solicitando que se establezcan mecanismos que garanticen piso parejo y oportunidades para todos y todas”.

Sin embargo, agregó, la dirigencia del PRI jamás realizó esos mecanismos, y convocó tomando la decisión por un par de personas atendiendo a sus intereses personales o familiares.

“Esas mismas personas que le han hecho tanto daño a la imagen del PRI y que han defraudado la confianza de la militancia y de los ciudadanos en mi querida Valladolid”, lamentó.

“Hoy por respeto a la lucha de mujeres que me han antecedido para lograr espacios donde seamos escuchadas y que nos permitan representar los intereses de nuestro pueblo y no de unos cuantos, seguiré luchando, privilegiando el diálogo y la participación desde otra trinchera en libertad, porque siempre que una mujer siga viviendo en condiciones adversas la lucha no acaba seguiremos firmes, porque cuando una vive las cosas en carne propia aprende el significado real de las acciones”, anticipó.

“Como mujer no puedo ser parte del secuestro de un partido y del bloqueo a mujeres con gente dedicada a sembrar barreras en su desarrollo político, y que siga pisoteando a cientos de mujeres que somos las que salimos todos los días a dar la cara por él”, señaló.

“Me quedo con la satisfacción de trabajar de la mano de sus mujeres mismas que con tristeza no han sido valoradas y con su militancia que hoy está cansada y desgastada de estos atropellos e imposiciones me quedo con los cientos de amigos que a lo largo de los años he cosechado”, concluyó en su carta de renuncia, dirigida al presidente estatal, Francisco Torres Rivas.

“Panchito” Torres, como le gusta lo llamen, ha visto la desbandada más grande jamás registrada en el PRI, con renuncias diarias y fuertes reclamaciones, en particular de mujeres y jóvenes.