Ex rector de la Anáhuac Mayab, conexión yucateca de abusos sexuales de la Legión

Publicado enero 17, 2020, 5:27 am
FavoriteLoadingAdd to favorites 3 mins

MÉRIDA, 17 de enero de 2020.- El sacerdote español José María Sabín Sabín, quien fue rector durante 17 años de la Universidad Anáhuac Mayab, se ha convertido en la conexión yucateca del escándalo de abusos sexuales que rodea a los Legionarios de Cristo.

Tras dejar su cargo como rector, Sabín Sabín siguió ejerciendo su influencia en la Anáhuac Mayab e incluso se convirtió en asesor de cabecera del ex gobernador Rolando Zapata Bello.

La poderosa congregación católica (Legión de Cristo) que fundó el sacerdote mexicano Marcial Maciel en 1941, se ha visto sacudida en los últimos años por una avalancha de denuncias.

Recientemente, según reporta el periódico español El País, la justicia italiana confirmó la sentencia contra el exlegionario mexicano Vladimir Reséndiz por abusar de dos menores en 2008, cuando era director de un seminario de la Legión de Cristo en el norte de Italia.

Precisamente ahí interviene la conexión yucateca del escándalo Maciel, pues Reséndiz habría sido víctima de abusos sexuales por parte de José María Sabín, según denuncia Cristian Borgoño, uno de los fundadores de Legioleaks, un grupo de Facebook creado por ex legionarios para denunciar casos de abuso sexual dentro de la congregación y discutir la pederastia clerical.

De acuerdo con El País, detrás de abusadores sexuales como Reséndiz estaría una cadena de vejaciones sexuales tolerada e incluso fomentada dentro de la congregación.

“Es parte de la metodología de la Legión: prepararte para el abuso, abusarte y volverte cómplice”, cita El País a Erick Escobar, un exlegionario que se fue de ese movimiento para iniciar una lucha contra los casos de pederastia.

Borgoño atribuyó los abusos que había sufrido Reséndiz a José María Sabín, quien a fines de 2014 anunció repentinamente que abandonaba la Legión de Cristo y el sacerdocio y regresaba a su España natal sin dar a conocer los motivos.

Tras su salida de Yucatán incluso dejó proyectos que había fomentado con socios yucatecos.

Unos años antes había entablado amistad con Zapata Bello, quien lo incluyó en su equipo de transición tras obtener la gubernatura en 2012. En aquella ocasión se sentó a la diestra del mandatario electo, quien lo hizo su asesor de cabecera.