CONTENIDO PROMOCIONADO

Disminuye en 70% el turismo arqueológico en Yucatán

Publicado febrero 08, 2021, 5:46 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 7 mins

Durante enero pasado, en Yucatán disminuyó en cerca del 70 por ciento el turismo arqueológico y de museos, a consecuencia del Covid-19, reveló el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Debido a la pandemia, en el Estado sólo se permite el acceso a siete de 17 zonas arqueológicas abiertas al público, debido a que aún se permanece en semáforo naranja.

En el país, en el primer mes de 2021, la afluencia a los museos y zonas arqueológicas fue de 323 mil 549 visitantes, con una disminución del 87.6 por ciento con respecto al mismo período del año anterior, cuando la suma fue de dos millones 614 mil 235.

Del total de paseantes, 312 mil 174 acudieron a las ciudades precolombinas y 11 mil 375 ingresaron a los museos.

Asimismo, del total de visitantes, 216 mil 14 eran turistas nacionales, el 66.76 por ciento y 107 mil 535 eran extranjeros, el 33.24 porcentual.

Tras la aparición del coronavirus 2 del Síndrome Respiratorio Agudo Grave (SARS-CoV-2) causante de la enfermedad Covid-19 en la República Mexicana, se decidió cerrar las 193 zonas arqueológicas abiertas al público así como los 162 museos del país, a partir de la última semana de marzo, y de manera paulatina empezaron a abrir en septiembre, aunque muchos sitios, la reapertura aún no llega.

Incluso, en Yucatán nuevamente cerraron ante la presencia y efectos de los ciclones y frentes fríos que impactaron al país.

Las dos zonas de patrimonio arqueológico más visitadas fue Tulum, con 110 mil 46 paseantes, el 35.25 por ciento del total nacional, seguido de Chichén Itzá, con 79 mil 558 visitantes, el 25.49 porcentual.

Tan sólo en ambos sitios arribó el 60.74 por ciento del total del turismo arqueológico, es decir, tres de cada cinco.

Mientras que Uxmal se ubicó en el quinto lugar nacional, con el 4.6 por ciento del total nacional; Ek’Balam está en el séptimo sitio, el 2.27 por ciento; Dzibilchaltún está en el octavo peldaño, el 1.49 por ciento, y Mayapán, en la décima posición, con el 0.97 porcentual.

En el caso específico de Yucatán, el decremento fue del 69.3 por ciento, ya que en enero de 2020 fueron 372 mil 551 los turistas que arribaron a la entidad, cuando en el primer mes del año en curso fueron 114 mil 186 paseantes.

Del total de visitantes, 112 mil 624 acudieron a las zonas de monumentos arqueológicas y mil 562 personas entraron al Museo Regional de Antropología e Historia “Palacio Cantón”, el cual ocupó el cuarto lugar nacional en afluencia.

Asimismo, del total de paseantes, 83 eran nacionales, el 66.6 por ciento, y 38 mil 103 extranjeros, el 33.4 porcentual.

El 70.6 por ciento del turismo arqueológico acudió a Chichén Itzá, seguido de Uxmal, con 14 mil 372 personas, el 12.8 por ciento; Ek’Balam, con siete mil 91 paseantes, el 6.3 por ciento, y Dzibilchaltún, con cuatro mil 652, el 4.1 porcentual.

Asimismo, Mayapán, con tres mil 14 visitantes, el 2.7 por ciento; Xkambó, con dos mil 264 ingresos, el dos por ciento, e Izamal, con mil 673 paseantes, el 1.5 porcentual.

En México, el primer infectado de Covid-19 apareció el 27 de febrero del año en curso, y 16 días después, el 12 de marzo se registró el primer caso en Yucatán.

A consecuencia de la pandemia, Chichén Itzá cerró sus puertas el 20 de marzo, un día después del equinoccio de primavera, mientras que las 16 zonas arqueológicas restantes, a partir del 23 del mismo mes.

Luego de 175 días, el 14 de septiembre, se reabrieron los sitios de Ek’Balam, Izamal, Mayapán, Uxmal, e Xkambó, mientras que el 22 de dicho mes fue la reapertura de Dzibilchaltún, después de 183 días, y Chichén Itzá, tras 186 días, en ambos casos, después del equinoccio de otoño.

Debido al paso y los efectos del huracán Delta, dichas zonas arqueológicas cerraron del 5 al 10 de octubre, a excepción de Dzibilchaltún, cuya fecha se prolongó varias semanas más.

Posteriormente, Chichén Itzá, Ek’Balam, Izamal, Mayapán, Uxmal, e Xkambó, volvieron a cerrar, del 26 al 29, ante el paso y secuelas de la tormenta tropical Gamma.

Dzibilchaltún reabrió el 2 de diciembre, pero cerró el 23 del mismo mes, medida que se tomó para cortar la cadena de trasmisión de Covid-19, ya que uno de los trabajadores del Gobierno del Estado resultó positivo a la mortal patología, y reabrió el pasado 4 de enero.

Finalmente, tras el cierre de los sitios a consecuencia del Covid-19, el pasado 23 de marzo, aún no se abren al turismo 10 urbes prehispánicas, específicamente, Acanceh, Aké, Chacmultún, Grutas de Balamcanché, Grutas de Loltún, Kabah, Labná, Oxkintok, Sayil e Xlapac.

El cierre de Ek’Balam, Izamal, Mayapán, Uxmal e Xkambó, duró 183 días, mientras que Chichén Itzá fue de 194 días, y en Dzibilchaltún, fue de 253 días.

Incluso, Acanceh, Aké, Chacmultún, Grutas de Balamcanché, Grutas de Loltún, Kabah, Labná, Oxkintok, Sayil e Xlapac llevaron 284 días sin afluencia en 2020.

También permanece cerrada la Pinacoteca de Mérida “Juan Gamboa Guzmán”.