Desgarrador clamor de justicia en la colonia Salvador Alvarado Sur

Publicado junio 26, 2020, 3:42 am
FavoriteLoadingAdd to favorites 3 mins

MÉRIDA.- Un golpe muy fuerte y muchos gritos precedieron a la peor escena que ha presenciado en su vida Jonatan E.M.N., quien salió corriendo de su casa y lo primero que vio fue una escena de muerte, en la que estaba incluido su pequeño hijo E.E., quien fue rescatado entre los escombros de un muro que derribó el ebrio conductor que protagonizó trágico accidente en la colonia Salvador Alvarado Sur, la noche del miércoles.

Eran aproximadamente las 8 de la noche y en la terraza de la vivienda, ubicada en la calle 4 entre 29 y 31 del citado rumbo, jugaban un abuelo y sus dos nietos, el pequeño E.E. de un año y otro de seis años que también resultó lesionado, pero sobrevivió.

No corrieron la misma suerte el pequeño de un año y el abuelo, quien era suegro de Jonatan

“Fue desgarrador, desastroso ver a mi hijo entre los escombros, estaba vivo, su corazón aún latía, pero agonizaba, ya se estaba muriendo”, relató entre llanto el joven padre.

Cuando alzó la vista vio a su suegro, quien murió de manera instantánea. También ahí estaban los otros dos fallecidos: una mujer y hombre que iban en una motocicleta.

Enseguida la familia del menor llamó a los servicios de emergencia y al lugar llegaron paramédicos que trasladaron al niño a la T-1 del IMSS, pero no sobrevivió a sus graves lesiones.

“Vamos a ir hasta las últimas consecuencias para que se haga justicia”, expresó el joven padre, quien ya no pudo contener sus emociones.

El trágico accidente, como informamos, fue causado por un ebrio conductor que huía de la policía y perdió el control al no respetar una señal de alto.

En su desbocada trayectoria embistió la motocicleta en la que viajaba una pareja y luego se proyectó contra el muro de la vivienda donde estaban el abuelo y sus dos nietos.

Hasta la tarde la familia no había podido recuperar los cuerpos, lo que motivó que se hiciera una protesta en calles de la colonia Salvador Alvarado, donde también hubo un clamor de justicia por las víctimas que cobró la imprudencia de un conductor alcoholizado que huía de la justicia.