Denuncian a funeraria: incineró un cuerpo sin autorización de la familia

Publicado mayo 07, 2021, 8:17 am
FavoriteLoadingAdd to favorites 3 mins

Familiares de un adulto mayor fallecido denunciaron la incineración no autorizada del cuerpo en la funeraria Perches, lo cual ha causado un gran dolor e indignación en los deudos pues por su religión el difunto había pedido que no lo cremaran.

Además, agregan los parientes, no había motivo para que procedieran la cremación, pues la muerte no fue a causa de Covid-19 o de alguna enfermedad que ameritara la incineración.

En entrevista con Yucatán Ahora, los familiares informaron que el adulto mayor falleció ayer luego de poco más de un mes de permanecer en un hospital del IMSS tras complicaciones de la diabetes que padecía su tío.

Aunque estuvo intubado por dichas complicaciones, el paciente nunca estuvo en área Covid-19, se le mantuvo con un respirador artificial y se le estuvo dializando y haciendo otros tratamientos a los cuales su cuerpo no respondió.

Finalmente falleció a causa de un paro cardiorrespiratorio y sus familiares comenzaron a buscar una funeraria para proceder a su inhumación.

Antes de entrar a su lecho de muerte, el hombre de la tercera edad suplicó que no lo fueran a incinerar, a menos que se tratara de una causa de deceso que lo ameritara, lo cual no ocurrió, según informan sus familiares.

Por recomendaciones, llegaron hasta la Funeraria Perches, donde comenzaron a hacer las gestiones, pero les advirtieron que el cuerpo tendría que ser incinerado, pues el cuerpo ya presentaba un choque séptico.

A la familia no le pareció esto y dijeron que irían a conseguir otra funeraria y un vehículo adecuado para el traslado del cadáver, pero nunca autorizaron la incineración.

Un rato después, cuando regresaron a buscar el cuerpo, los encargados de Perches les informaron que ya estaban cremando el cuerpo, y que ya no se podía hacer nada pues ya había sido consumido por el fuego en un 75 por ciento.

Esto causó gran indignación en los familiares y le reclamaron airadamente a la funeraria.

Al ver la molestia de la familia, les ofrecieron que no les cobrarían el servicio, pero eso no deja satisfechos a los deudos pues consideran que no cumplieron la última voluntad del tío.

Asegura que nunca autorizaron, ni verbalmente ni por escrito, la incineración del cuerpo.

Están analizando si proceden legalmente contra Perches, pero eso lo decidirán en unos días, pues ahora están tratando de sobrellevar la pena del fallecimiento y la indignación por no haberle cumplido a su tío su última voluntad.