Centenaria abuelita de Mérida ha visto pasar dos devastadoras pandemias

Publicado agosto 28, 2020, 12:57 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 4 mins

MÉRIDA.- A sus 100 años cumplidos en enero de este 2020, la señora María Margarita Pech Tzab ha librado la pandemia de Covid-19 gracias a que sus hijos, niestos, bisnietos y tataranietos la cuidan como la “joya de la corona”.

Desde mucho antes de que empezara la contingencia por el coronavirus, la centenaria vecina de la colonia Sambulá (suroeste de Mérida) ya prácticamente no salía de la casa de su hija, donde vive y donde en enero celebró sus 100 años.

Yucatán Ahora estuvo presente en la celebración de su centenario cumpleaños, y con motivo del Día de los Abuelos nuestros periodistas se comunicaron con sus familiares para saber de ella.

Según nos informaron, doña Margarita no recibe visitas para proteger su salud, pues como se sabe el coronavirus se ensaña con los abuelitos.

La familia está muy pendiente de ella mediante llamadas telefónicas y por otros medios electrónicos.

Hasta ahora no se ha contagiado de Covid-19 y lo único que tiene son los achaques y dolores propios de su edad.

Lo que sí no deja doña Margarita son sus oraciones a las que dedica muchas horas del día. Es una adorable abuelita que aunque ya perdió mucho del sentido del oído, es muy lúcida y si se le habla fuerte puede sostener una plática.

Doña Margarita acompañada de sus hermanas menores, también longevas pues todas ellas tienen arriba de 90 años.

Sus recuerdos están intactos y los narra como si hubieran sido ayer. Por ejemplo, cuando conoció a su esposo, el día que se casó, el nacimiento de sus hijos, dónde nació y qué hacía de niña.

Al preguntarle cuál considera que es su secreto para ser tan longeva dijo que ninguno, aunque en la charla con los periodistas de Yucatán Ahora mencionó que siempre llevó una vida saludable, sin excesos, alimentándose bien. De niña todas las mañanas tomaba una jícara de leche bronca de chiva.

Tal vez ese sea en parte su secreto, pero viendo a sus hermanas no hay duda que la constitución genética de los antiguos caminantes del Mayab influye mucho para la longevidad de esta familia.

Nacida un 6 de enero de 1920, entre las 4 y las 5 de la tarde, doña Margarita ha visto pasar a más de 20 presidentes de México y ha visto transcurrir ya los primeros 20 años del siglo XXI.

Ahora puede agregar una marca más, pues ha visto pasar dos pandemias: la de la fiebre española de los años 20 del siglo pasado y la de Covid-19 de este 2020 que amenaza con extender al menos dos años más.

Todos los días le da gracias a Dios por su vida, por todo lo que tiene, que para ella es el cariño de su extensa familia, la cual todos los días pide que se las conserve muchos años más.