¿Por qué la gente cree y difunde noticias falsas? Una experta nos responde

Manipuladores, irresponsables, a veces crueles y sobre todo poco compasivos, así son las personas que, ante una situación de posible catástrofe, generan noticias falsas e infundadas, considera la psicóloga yucateca Silvia Bobadilla.

280

Ante la noticia del temblor ocurrido en Yucatán en días pasados, se difundieron muchas informaciones falsas, con tintes fatalistas y que generaban más miedo en la población, que en algunos casos hizo caso omiso a las noticias verdaderas para clavarse en el pánico absoluto.

“¿Habrá otro sismo? El mar se alejó ¿Seremos víctimas de un tsunami?”, se preguntaban. Hubo un medio local que directamente publicó que un tsunami iba a “arrasar” la Península de Yucatán y la gente lee, cree, no verifica y entra en pánico absoluto.

Igual en esa curva ascendente que tuvieron las redes sociales por las noticias del sismo en Honduras y la alerta de tsunami que emitió Estados Unidos, algunas personas soltaron noticias de otros lugares, pero que las hacían pasar como si hubieran ocurrido en Mérida.

Este fue el caso de un auto baleado supuestamente en el barrio de Santiago en Mérida, cuando en realidad ese hecho violento ocurrió en una comunidad cercana a Chetumal, en 2016.

Igual estuvo la noticia de un puma que supuestamente escapó de una residencia del fraccionamiento Montebello de Mérida, cuando en realidad ese hecho ocurrió en la ciudad de Artur Nogueira, Brasil.

¿Qué mueve a las personas ante una situación así a generar más alarma? Y por qué, aunque no sean verosímiles esas noticias, la gente se engancha.

Para eso Yucatán Ahora platicó con la psicóloga yucateca Silvia Bobadilla, quien de viaje por Turquía tuvo la gentileza de responder nuestras preguntas a la distancia.

La respuesta es simple para la profesional de la salud mental. La histeria colectiva mueve montañas. “El mismo pánico que se siente ante alguna catástrofe hace que la gente pueda caer en histeria colectiva. No olvidemos que las emociones son contagiosas.

De los dos lados… ¿Los que paranoiquean y los paranoiqueados?

Así es, la emoción fuerte domina, en este caso el pánico ante una posible catástrofe.

Pero el que inventa algo falso lo hace con dolo… ¿Qué le pasa por la cabeza en una situación de miedo general?

A veces es con dolo. Su angustia, a veces es una broma de muy mal gusto.

Por otro lado, todos sabemos que Yucatán es uno de los estados más seguros del país. El año pasado y en 2016 se publicaron notas de personas que arrojan piedras a los autos en las carreteras para asaltarlos, cuando en realidad ese hecho no ocurrió aquí sino en Tlaxcala y otros lugares de México. Si no estamos ante una situación de catástrofe, ¿Por qué generar ese miedo infundado?

Es una forma de distraer la atención de otros temas realmente importantes. Es una manipulación.

¿Podemos decir que los que difunden noticias falsas tienen un perfil psicológico determinado? ¿Cómo son?

Son sin duda manipuladores, irresponsables y a veces crueles. Pero sobre todo poco compasivos.

Por eso, antes de dejarnos llevar por la histeria colectiva, si leemos algo que nos resulta mínimamente misterioso en cuanto a veracidad o nos resulta poco creíble la fuente que brinda la información, lo mejor es tomarnos cinco minutos antes de entrar en pánico y caer en la locura del montón. Vale más una fuente checada que ser víctimas de un tsunami inventado.- CGO.

Comentarios

Comentarios