No hay mal que por bien no venga, pero…

Vecinos de la calle 86 de la colonia Emiliano Zapata del sur de Mérida, afirman que el desarrollo les trajo afectaciones en su salud y en su seguridad vial entre otras cosas.

1257

DENUNCIA CIUDADANA

Hace algunos años, la calle 86 de la colonia Emiliano Zapata del sur de Mérida era una vía en la que pocos querían transitar, tanto choferes y menos peatones. Los que empezaban a habitar la zona eran los únicos que por necesidad tenían que circular. El riesgo era más latente por las noches.

La falta de alumbrado público, maleza, pavimentación de calles aledañas hacía más peligrosa la zona. Eso cambió en los recientes años en que las autoridades invirtieron más recursos públicos en la urbanización.

Vecinos de la zona dicen que poco a poco la vida les cambió, pues en principio casi nadie se atrevía a instalar un negocio por el área. Después que se dio impulso a la zona, los comercios empezaron a aparecer. Hoy es una calle plagada de pequeños, grandes negocios y hasta plaza comercial.

Pero el desarrollo les trajo complicaciones y afectaciones, lugareños aseguran que hay situaciones que ya empiezan a afectarles de manera seria. En su salud y en su seguridad vial entre otras cosas.

SALUD

En su salud ponen el ejemplo del intenso humo que dejan varios asaderos que venden a diario, más aparte los que se instalan en fin de semana. Pocos se han preocupado por construir su adecuada chimenea.

Para promocionarse o para enfrentar la competencia, en ocasiones reproducen música a todo volumen por varias horas, sin importarles que el exceso de escándalo también afecta la salud de los habitantes.

SEGURIDAD VIAL

Los asaderos de pollos o de carne, no tienen en su mayoría locales adecuados para la venta de sus alimentos, en muchos de ellos los clientes tienen que hacer filas en las banquetas y a veces hasta sobre la vía de rodamiento de los vehículos con riesgo de ser atropellados.

Muchos de los comercios no tienen zona de carga y descarga, por lo que obstruyen el paso de los peatones sobre las banquetas y se ven obligados a bajar al pavimento que es paso asignado al paso de automóviles, que también son más debido a que se volvió zona comercial.

Letreros, anuncios de todo tipo y automóviles estacionados inclusive en zonas no adecuadas aumentaron con la llegada del comercio. Bastante de esto hoy les causa molestias y muchos riesgos en su integridad física.

Lectores de Yucatán Ahora quienes nos cuentan su situación y nos hicieron llegar las imágenes, piden que los nuevos comerciantes que tomen consciencia de la situación que día a día se agrava más, por lo que creen que aún están a tiempo de poder remediar la situación y que haya una buena convivencia entre los vendedores, vecinos, proveedores y clientes.

 

 

Comentarios

Comentarios