¿Tiras la pepita de aguacate? Te estás perdiendo de lo mejor

Publicado octubre 04, 2018, 10:05 am
FavoriteLoadingAdd to favorites 4 mins

En el estado contamos con una fruta que a muchos nos encanta, el aguacate, si bien lo usamos para acompañar nuestros platillos, en su interior guarda una increíble fuente de propiedades y beneficios, la semilla.

Aunque la gran mayoría de las personas se deshacen de esta parte, los que la conservan la pueden aprovechar gracias a sus increíbles nutrientes.

Aunque muchos no lo saben, la semilla puede consumirse, y resulta impactante saber que posee más propiedades medicinales que la fruta.

La pepita puede consumirse de manera tostada, machacada o en infusiones, quitándole primeramente la capa de color marrón que la cubre.

Para empezar, el 70 por ciento de los aminoácidos de un aguacate se encuentran en la semilla, lo que nos previene de enfermedades cardiovasculares, regulando el exceso de colesterol y triglicéridos.

Además, ayuda a subir nuestras defensas, previniendo de enfermedades causadas por microbios, parásitos y hongos, así como mejorar el tránsito intestinal, gracias a su buen contenido de fibra soluble, lo que también nos genera sensación de saciedad.

Asimismo contiene principios quemadores de grasa que funcionan como adelgazante, y funciona para tratar diarreas o inflamaciones del tracto gastrointestinal.

Entre sus usos medicinales, la pepita del aguacate ayuda a prevenir el crecimiento de tumores, gracias a que contiene flavonol, así como funcionar como suplemento para tratar de manera natural el asma.

También funciona como revitalizante ante los casos de cansancio y agotamiento, así como calmante de dolores musculares, usándolo de manera tópica.

Consumir la semilla previene el envejecimiento celular, debido a su efecto antioxidante, y favorece la formación de colágeno, ocasionando un efecto rejuvenecedor en la piel, ya sea consumida o de manera tópica.

Entre sus propiedades tópicas también se encuentra la eliminación de granos, y forúnculos (granos en la espalda), favoreciendo la maduración y el secado de estos.

También previene la epilepsia, regula los trastornos de la tiroides y contiene propiedades afrodisiacas que aumentan la líbido.

Para poder consumir la pepita, primeramente, se debe quitar la capa marrón que la cubre, después se puede rallarla y opcionalmente, tostarla.

Con la ralladura se pueden hacer infusiones con agua hirviendo para posteriormente consumir junto con nuestros platillos.

De manera tópica, la semilla puede machacarse y ser mezclada con alcohol, dejando reposar al menos una semana, para después aplicar en la piel en caso de dolores musculares.

También puede ser tostada de gran manera, para poder molerla y mezclarla con agua caliente, creando una pasta que puede funcionar como secador de granos y forúnculos, colocando la pasta entre dos gasas para después aplicar en las partes que queremos mejorar, funcionando también como exfoliante y tonificador de la piel.

De igual manera, la ralladura de la semilla, sin tostar, mezclada con aceite de ricino, puede servir para combatir la caspa, y para tener un cabello brillante, basta con dejar reposar la mezcla durante un día, para después, aplicar en el cuero cabelludo, cubrirlo con una toalla y dejar actuar por una hora, para finalmente lavar el cabello.

Aunque muchos solo consumen la fruta del aguacate, esa pequeña porción que muchos desechamos, resulta muy nutritiva y beneficiosa para nuestro cuerpo.

La única contraindicación es que abusar del consumo de la semilla de aguacate puede ocasionar estreñimiento.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.