La independencia y adhesión de Yucatán a México, un motivo para reflexionar sobre la unidad nacional

Publicado septiembre 15, 2020, 5:14 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 5 mins

MÉRIDA.- Con un llamado a la unidad nacional, olvidar el pasado de confrontación y anteponer los hechos a la narrativa, el senador Jorge Carlos Ramírez Marín recordó que hoy se conmemora la independencia de Yucatán y su adhesión a la nación mexicana.

En un discurso en la tribuna de la Cámara Alta, el representante por Yucatán y único senador por mayoría del PRI rememoró que un día como hoy el Cabildo de Mérida declaró la independencia de la entonces Capitanía de Yucatán y la adhirió primeramente al Plan de Iguala y luego a México como país independiente.

“Es el génesis de una entidad federativa de la república y el génesis de una mentalidad y pensamiento que nos hace a los yucatecos orgullosamente mexicanos, y por eso es muy oportuno que analicemos la política interior que tiene cuatro principios fundamentales”, agregó.

Dichos principios son:

1) La unidad nacional. Es su búsqueda, su fortaleza, la tarea principal de la política interior.
2) La seguridad nacional.
3) La ampliación de las libertades de los ciudadanos.
4) El respeto, la garantía al respeto de los derechos humanos.

“Hoy cuando me acuerdo que decidimos conformar parte de esta república tengo que traer a cuento lo que ocurre hoy con la unidad de la nación, porque debe quedarnos muy claro que en un mundo de enemigos cualquier comunidad es imposible” dijo y expuso también:

-La mejor demostración de nuestras graves fracturas es precisamente la gran oportunidad que tuvimos de mostrar la unidad nacional. Nunca se muestra más que cuando se tiene un enemigo común, una amenaza común, y nuestra respuesta como país a la pandemia de Covid-19 ha demostrado exactamente lo contrario. Ha abierto nuestras fracturas, demostrado nuestras contradicciones y ha puesto de manifiesto que más que curar a la población y protegerla, lo que se pretende es poner una narrativa y ver a quién y cómo repartimos culpas.

-Eso ha comenzado a socavar los cimientos de la unidad de esta nación. Nunca se une más una sociedad que cuando tiene un enemigo enfrente, y estamos desperdiciando esta gran oportunidad. Los desencuentros se acumulan, las oportunidades de convenencia se acaban, y claro cada vez hay más un tufo electoral en estas posturas, pero con gravísimo riesgo de que las próximas no sean una elecciones democráticas sino una auténtica guerra santa: o estás conmigo o estás contra mí. La antítesis de un pensamiento democrático, por eso parafraseando a Aguilar Iñárritu, estamos descausando al país. Lo estamos privando de esas causas comunes que lo unen e integran, y lo estamos resumiendo a un solo principios: o nosotros o nada. O estás con nosotros o vete del país.

-Alguien tenía que haber llamado a la cordura al autor de la temporada de zopilotes. Alguien le tendría que haber dicho que ese no es el rumbo que expresan los principios del partido al que se suma, que tendríamos que ser muchísimos los que tendríamos que abandonar el país.

-No hay seguridad sin unidad, no hay ampliación de las libertades sin unidad nacional, ni respeto a los derechos humanos. Estamos ante un derecho a la salud sin medicinas, derecho al empleo en una crisis de desempleo propiciada por nuestra incapacidad de buscar unidos una salida. Libertad de expresión bajo el riesgo de ser llamado enemigo o por lo menos inmundo, derecho a la justicia siempre y cuando se manifieste o se consulte. Derecho a la manifestación siempre y cuando los modos agraden.

-Se apuesta por la narrativa, las palabras, más que por la transformación. La transformación no se narra, no se cuenta, no se tiene que reiterar, se muestra cada día en logros.

-¿Qué buscamos? ¿Un pasado de confrontación o el futuro de unidad? La disyuntiva está puesta, la narrativa o los hechos. El único camino es la unidad nacional.