Exhiben en el malecón internacional ballena que recaló en Progreso

Además de ser un nuevo atractivo para tomarse fotos en el rescatado pasaje turístico, también sirve para conocimiento científico y para enterarse del gran trabajo que hacen científicos marinos de Yucatán. Igual es un monumento para crear conciencia sobre la conservación de los mares.

825
Foto: Luis Díaz-Gamboa

Con un montaje del Programa de Investigación y Conservación de Mamíferos Marinos de Yucatán (Picmmy) de la Uady, en colaboración con el doctor Raúl Enrique Díaz-Gamboa, el malecón internacional de Progreso luce desde el pasado viernes el esqueleto de una ballena que recaló hace tres años en el puerto, como parte de los nuevos atractivos del rescatado corredor turístico.

La osamenta del gran mamífero, que hace tres años causó gran revuelo por ser el primer animal marino de esa magnitud que recala en Progreso hasta donde se tiene memoria, fue colocada para que la gente se tome fotos de recuerdo de Progreso.

Sin embargo, también el montaje sirve para recordar el varamiento de la ballena de aleta (Balaenoptera physalus), y también para divulgación de conocimiento científico y del trabajo que realiza el Picmmy-Uady.

Foto: Luis Díaz-Gamboa

Este equipo universitario, junto con el doctor Raúl Enrique Díaz-Gamboa realizaron el gran trabajo de limpieza y montaje que ahora se observa en el malecón internacional, el cual como informamos en su oportunidad fue reinaugurado la noche del viernes, como parte de la nueva imagen turística que quiere proyectar Progreso.

Desde esa noche, cientos de personas se han tomado foto en particular con el esqueleto de la ballena. Al principio la gente no reconoce que se trata del gran mamífero que recaló hace tres, y no se percata sino hasta que lee la placa informativa.

Por cierto, el esqueleto tiene vigilancia las 24 horas en prevención de que alguien quiera apoderarse de un hueso o que vándalos quieran dañarlo.

La ballena recaló en febrero de 2016 en el playón poniente, y desde entonces el Picmmy-Uady se encargó del estudio del gran mamífero, que ahora resurge como el ave fénix para crear conciencia sobre la conservación de los mares.

Comentarios

Comentarios