‘Desbordante’ la fe guadalupana en Yucatán, dice el arzobispo

Publicado diciembre 11, 2017, 7:32 am
FavoriteLoadingAdd to favorites 5 mins

La devoción a la Virgen de Guadalupe es desbordante en Yucatán, la cual se mantiene firme durante diciembre, afirmó el arzobispo Gustavo Rodríguez Vega.

Ejemplificó el caso de los numerosos antorchistas que recorren decenas de kilómetros hasta llegar a la parroquia de San Cristóbal, en Mérida, algunos desde sus poblaciones de origen o bien, eligen un lugar determinado para partir hasta llegar a su santuario.

Destacó que son numerosas las formas de expresar su fe y su agradecimiento, tal el caso de miles los jóvenes y adultos que corren, caminan o van en bicicleta hasta llegar a la iglesia.

También hay quienes se organizan para efectuar diversas actividades para conmemorar la aparición guadalupana, como los que entregan comida y bebida a los antorchistas, los que efectúan rezos, o bien, los que cumplen de alguna forma el compromiso hecho para estas fechas.

Indicó que también hay quienes de manera anticipada para efectuar actividades, por lo que los sacerdotes, obispos y arzobispos no son la excepción.

Durante la misa del segundo domingo de Adviento celebrada en la iglesia Catedral Metropolitana de San Idelfonso comentó que todas las arquidiócesis del país elaboran un proyecto pastoral con motivo a los 500 años de la aparición de la Virgen de Guadalupe en el Tepeyac.

Rodríguez Vega abundó que durante el Adviento concurren algunas fiestas marianas, las cuales “de ninguna manera distraen nuestra celebración en la espera del Señor”.

La primera se registró el pasado viernes 8, la “Inmaculada Concepción de María”, llamada en otros lugares la “Purísima Concepción de María”, cuya fiesta enseña la fe del Pueblo de Dios, que sabe que fue María preservada de la mancha del pecado original.

Recordó que esa devoción fue traída a Yucatán por los evangelizadores franciscanos en el siglo XVI, mientras que el dogma de la Inmaculada fue proclamado hasta 1854.

Expresó que el próximo martes 12, “celebraremos a Nuestra Señora de Guadalupe, que en aquel 12 de diciembre de 1531 vino a consolidar la obra evangelizadora en México y luego en cada país de América, obra sumamente infructuosa para los frailes franciscanos hasta aquel momento”.

“Recordemos que la imagen de María sobre la tilma de san Juan Diego, representa a una mujer embarazada”, acotó.

En la homilía enfatizó que pocos años después del acontecimiento Guadalupano, el calendario sufrió un ajuste de 12 días que llevaba de atraso, debido al problema con los años bisiestos, por lo que por lo que “el verdadero día debió ser 24 de diciembre”.

“María de Guadalupe vino a dar a luz para los mexicanos al Hijo de Dios, y también dio a luz a este pueblo que sigue escuchando su voz que nos dice ‘¿No estoy yo aquí que soy tu Madre?’, ‘¿No estás acaso en mi regazo?’”, subrayó el prelado.

Anunció que en 2031 será el quinto centenario de las apariciones de santa María en el Tepeyac, motivo por el cual “los obispos de México estamos elaborando un proyecto pastoral hacia el gran acontecimiento”.

Agregó que el próximo lunes 18 se celebrará la fiesta de “Nuestra Señora de la Expectación del Parto y Virgen de la Esperanza”, la cual se instituyó en España durante el Concilio de Toledo, en 656.

Finalmente, comentó que María pues, Madre de nuestra esperanza, nos acompaña en la espera para esta Navidad y para todo el resto de nuestra vida personal y eclesial.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.