Yucatán, a la expectativa ante la inminente fiebre amarilla

Publicado marzo 14, 2018, 5:23 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 5 mins

Ante la posible introducción de la fiebre amarilla en el país, el secretario de salud de Yucatán (SSY), Jorge Eduardo Mendoza Mézquita, informó que en el Estado se está a la expectativa, sobre todo que dicho padecimiento es transmitido por el mosco Aedes aegyptis.

Por lo pronto, la presencia de esta patología está en Brasil, donde ya se registró la defunción de 20 personas, además que son numerosas las personas infectadas.

Ante la situación, la SS federal ya emitió un aviso preventivo para aquellas personas que viajarán a dicha nación sudamericana, como una medida para evitar la introducción de este mal a la República Mexicana.

“Las personas que viajen a Brasil deben tomar todas las medidas necesarias para evitar el contagio, al mismo tiempo que procure su ingreso al México”, acotó durante la entrevista concedida inicio de la construcción de las villas de transición hospitalaria correspondientes al delo Miguel Hidalgo de Atención en Salud Mental.

Aseveró que “las enfermedades viajan ahora en avión, ya no en carretas”, y señaló que la enfermedad afectó a los pobladores de diversas ciudades precolombinas.

Fenómeno similar ocurre con los vectores, tal el caso del Aedes aegyptis, el cual es trasmisor del dengue, Chikungunya y Zika.

Mencionó que a nivel nacional, se toman las medidas correspondientes para la detección oportuna de algún posible caso de introducción de fiebre amarilla al país, lo mismo que en Yucatán, por lo que se está a la expectativa.

Características

Mendoza Mézquita indicó que la fiebre amarilla es una enfermedad viral aguda, hemorrágica, transmitida por mosquitos infectados cuyo virus se transmite de forma selvática y de forma urbana.

Explicó que el vector en la transmisión selvática es el Haemagogus spp. y Sabethes spp, mientras que el caso urbano está involucrado el mosquito Aedes aegyptis.

Comentó que en la transmisión urbana es el mismo vector que transmite dengue, Chikungunya y Zika, cuyos virus pueden coexistir y transmitirse simultáneamente.

“La sintomatología se caracteriza, posterior a un periodo de incubación de tres a seis días, por presencia de fiebre, dolor de espalda, cabeza y musculares, escalofríos, náuseas y vómito que desaparecen en tres o cuatro días”, subrayó.

El funcionario detalló que en aproximadamente el 15 por ciento de los pacientes presenta un color amarillento de la piel acompañada, de dolor abdominal y vómitos.

Agregó que pueden presentarse sangrados en boca, nariz, ojos y de estómago, comprometiendo la función renal.

Asimismo, enfatizó que la muerte ocurre entre el 20 al 50 por ciento de los casos, de ahí la importancia de prestar una atención adecuada a los infectados.

Señaló que hasta el momento, no hay tratamiento curativo para la fiebre amarilla, pues es solo es sintomático y consiste en estabilizar los signos vitales del paciente.

Abundó que existe una vacuna contra la fiebre amarilla, que con una sola dosis es suficiente para protección durante toda la vida y confiere protección entre el 90 y 98 por ciento de los casos.

La vacunación es necesaria para todas las personas que acudan a zonas de riesgo con las restricciones específicas para embarazadas y niños recién nacidos, portadores de enfermedad autoinmune.

De igual forma, en pacientes en tratamiento con quimioterapia y/o radioterapia; niños menores de seis meses de edad y personas que viven con VIH/SIDA.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.