Exhiben al alcalde de Progreso por ‘comprar’ premio para su esposa

La presidenta del DIF del puerto recibe el 'Tonatzin', un galardón que un cuestionado instituto ofrece a funcionarios que quieran y puedan pagar las cantidades que les piden. Ciudadanos exigen saber cuánto invirtió el presidente municipal en dicha 'distinción'.

1746

En medio de la polémica por la falta de pago por el arrendamiento del alumbrado público en el puerto, el alcalde de Progreso, Julián Zacarías Curi, presumió un “premio internacional” que le compró a su esposa, Alma Gutierrez, quien recibió esta semana el “Tonantzin”, un polémico galardón que entrega un organismo que cobra a los funcionarios a los que se les ofrece.

La esposa del alcalde progreseño lo “ganó”, según dio a conocer el propio Zacarías Curi, por su desempeño como funcionaria del DIF municipal.

“Muchas felicidades a mi esposa Alma Gutiérrez, por ser ganadora del Premio Internacional Tonantzin, el cual se encarga de reconocer a los mejores Presidentes y Directores de los Sistemas de Desarrollo Integral de la Familia de Latinoamérica”, publicó en redes sociales el alcalde progreseño, quien acompañó el comentario con una foto en la que aparece acompañando a su mujer en la ceremonia de premiación.

Este premio, así como otros denominados Tlatoani y Maya, los otorga el Instituto Mexicano de Evaluación y son para los servidores públicos que puedan y quieran pagarlos.

Hay premios para todos: gobernadores, senadores, presidentes municipales, directores del DIF, diputados, síndicos, regidores, etcétera.

“El mercado es amplio y resulta un buen negocio”, denuncian publicaciones que a nivel nacional critican a funcionarios locales que los han adquirido.

En 2013 se otorgó uno de estos premios a los entonces diputados del PVEM Mariano Trillo Quiroz y el perredista Rafael Mendoza Godínez, pero fueron exhibidos por su compañero Francisco Rodríguez, quien delató que pagaron 17 mil pesos cada uno por tal galardón.

En su sitio oficial, el IMDE menciona que los ganadores de estos premios deben realizar una aportación económica que “obedece única y exclusivamente a los costos administrativos y de logística para su recepción en la Ceremonia Nacional de Premiación”, el cual según varios reportes oscila entre 15 mil y 45 mil pesos.

Al cubrir esa cantidad, el ganador acude a la Ciudad de México a la ceremonia en donde se le entrega una estatuilla y un reconocimiento impreso. Se notifica vía telefonica y electrónica a los ganadores con un mes de anticipación.

El instituto asegura que estos premios son libre de todo gasto e inversión, pero ningún funcionario que haya decidido no pagar ha sido premiado. La única forma de hacerse acreedor de estos reconocimientos es acudir a la cena de gala que se organiza.

Varios funcionarios han rechazado estos premios al enterarse que deben depositar dinero para tener el derecho de asistir con un acompañante a la premiación.

La “compra” del premio le ha traído críticas al alcalde progreseño, pues mucha gente sabe cómo se obtiene y cuestionan el origen del dinero con que se cubrieron los gastos de Julián Zacarías y su esposa al acudir a recibir el galardón.

“Cuánto dinero del erario de #Progreso #Yucatan les costo ese premio? Por qué todos sabemos que esos premios los venden esa organización y mínimo tiene que comprar una mesa del evento #corrupcion #pan”, escribió en Twitter un usuario molesto.

Sin embargo, el alcalde no sólo ignoro el comentario, sino que subió otra foto sobre el tema y añadió: “Es un orgullo que mi esposa, Alma Gutiérrez, Presidenta Honoraria de la Dirección del DIF Municipal, haya sido acreedora del Premio Internacional Tonantzin”.

“Este logro es por y para todos los progreseños, seguiremos trabajando en conjunto por las familias del Puerto”.

Se ignora cómo fue que el alcalde cayó en la trampa, pues en internet hay suficiente información para detectar que se trata de un reconocimiento amañado y “chafa”.

Comentarios

Comentarios