Ciudad Maya, el sueño de una noche de grandeza… en ruinas

¿Maldición maya? Como le ocurrió a las ciudades precolombinas, el proyecto fue abandonado sin explicación, luego de ser en su momento el mejor restaurante y centro de espectáculos de Mérida. Hoy varios 'viene-viene' obtienen algunos pesos por pasear a los curiosos.

13518

Un sueño de grandeza convertido hoy en ruinas, donde varios “viene-viene” o “franeleros” intentan ganarse unos pesos contando la desgracia de los dueños, que abandonaron el proyecto por causas nunca aclaradas, y lo dejaron morir de a poco.

En resumen es la historia de Ciudad Maya, que en su momento fue el mejor restaurante y centro de espectáculos de la ciudad, donde se presentaban bailarinas y orquestas cubanas, así como las mejores vedettes del momento.

Ubicado en la calle 82 entre 61 y 65, a espaldas del parque zoológico del Centenario, incluso en ruinas el conjunto de edificios que lo conforman, réplicas de monumentos mayas insignes, es imponente y hace evocar la época de bonanza de finales de los 70 y principios de los 80, cuando la riqueza petrolera aún daba para ese tipo de construcciones faraónicas y mucho más.

“Son 15 pesos”, expresa uno de los “viene-viene” que se le pegan al curioso visitante que entra a la propiedad. “Con 15 pesos te incluye el recorrido y la historia del lugar, por si te interesa”, insiste.

En su momento Ciudad Maya fue considerado el mejor restaurante y centro de espectáculos de Mérida, en aquel entonces de unos 250 mil habitantes.

Para su inauguración se trajo a Olga Breeskin, la mejor vedette de la época que presentaba un espectáculo estilo Las Vegas y Montecarlo, con trajes de plumas, escasa ropa y animales exóticos. El punto álgido de su espectáculo era cuando la escultural mujer salía bailando con una enorme boa.

El plus venía cuando Olga Breeskin salía tocando el violín, pues aunque resulte difícil de creer, ella aseguraba que tenía formación de conservatorio.

También se presentaban las infaltables bailarinas cubanas que eran la sensación entre los meridanos de aquellos tiempos, junto con las orquestas traídas de la isla que ponían a bailar a los fiesteros meridanos de clases media y alta.

Versiones no confirmadas indican que la siempre polémica Niurka Marcos llegó a presentarse en el escenario de Ciudad Maya.

El dueño del restaurante fue Rubén González, empresario que se sentía muy orgulloso de la cultura maya, y quien también era propietario del reconocido restaurante El Faisán y El Venado, ubicado en la calle 59 del centro y el cual tenía una fachada decorada con estilo neomaya, y haciendo referencia a los dos animales más emblemáticos de Yucatán.

En Ciudad Maya, su proyecto cumbre, se construyeron réplicas a escala de muchos monumentos mayas como la pirámide de Chichén Itzá, el cenote sagrado, el Caracol u observatorio y muchos otros que, de entrada, ya lo hacían un atractivo turístico.

 

Pirámide de Chichén Itzá a escala

 

Caracol u Observatorio

Las familias que iban por esos años al Centenario podían escuchar la música y el bullicio que se vivía en el interior del complejo.

De pronto, todo se apagó y el lugar comenzó a morir poco a poco hasta el día de hoy, cuando solo quedan ruinas y sombras nada más. Los inquilinos ahora son menesterosos que ocupan los edificios como dormitorio y baños.

Al parecer, el sitio también lo utilizan parejas para sostener relaciones sexuales de manera furtiva.

Hoy, son muchos los curiosos que deciden aventurarse al lugar y varios aseguran sentir una sensación extraña al momento de ingresar.

Su impresionante arquitectura rodeada de maleza genera una sensación tétrica e incluso de decepción por el abandono del lugar, donde solo existe maleza, basura, paredes con graffitis, estructuras deterioradas con el paso del tiempo y señales de ser hogar de indigentes.

Cenote Sagrado

Hay quien compara lo sucedido en Ciudad Maya con las urbes precolombinas mayas, como Chichén Itzá y Uxmal, que fueron abandonadas sin que hasta los investigadores puedan determinar el porqué.

¿Alguna maldición maya por atreverse a soñar como los dioses?

Comentarios

Comentarios