Caballos de Troya en el proyecto de unidad priista

El bloque que encabeza Diego Lugo debe poner mucho cuidado en quién acepta en sus filas, porque ya se infiltró gente como Gaspar Quintal Parra, conocido por llevar al fracaso proyectos políticos y por sus traiciones.

1566

Radar Político/Columna

La conformación de una alianza con amplias posibilidades de derrotar a la cúpula del PRI yucateco, despertó el entusiasmo de muchos priistas que a lo largo de seis años se sintieron relegados por el grupo rolandista que solo vio por sus propios intereses.

La atractiva idea de poner en su lugar a quienes fueron artífices de la derrota permitió el acercamiento de muchos militantes ansiosos del cambio y de que el PRI vuelva a mirar a sus bases.

Sin embargo, los acomodamientos propios de esta ola están propiciando la infiltración de personajes de mala ralea, conocidos porque desbarrancaron proyectos políticos que auguraban buenos pronósticos y por sus traiciones.

Uno de ellos es Gaspar Quintal Parra, subsecretario de Gobierno en el sexenio rolandista, con pésima fama por “coox virar”.

Solo por mencionar un ejemplo, durante la campaña del extinto Víctor Cervera Pacheco a la alcaldía de Mérida en 2004, Quintal Parra acusó a Víctor Caballero Durán de operar a favor de los panistas. Sin embargo, cuando Caballero fue secretario de Educación Quintal Parra no salía de la Segey.

Cuando fue diputado local operó en todo momento y cuanto pudo contra Rolando Zapata Bello, pero cuando éste llegó a la gubernatura no dudó en pedirle un “hueso” y se le dio una subsecretaría de Gobierno.

Además, fue señalado de ser uno de los artífices de la golpiza contra ciudadanos el 4 de julio de 2011 en el paso deprimido. Ese fue uno de los grandes tropiezos que llevaron al fracaso el proyecto político de Angélica Araujo.

El proyecto de unidad que promueve Diego Lugo Interián tiene que poner mucho cuidado a quién acepta en sus filas. No todos llegan para sumar, hay quienes cambian como las veletas tratando de salvar su pellejo.

Políticos de oscuro pasado no se redimen solo por cambiar de bandera, incluso pueden ser caballos de Troya que terminarán dañando el proyecto de unidad que integran Lugo Interián, Eloy Quiroz Ávila y Francisco Medina Sulub.

Ya es tiempo de mandar a la banca a políticos tricolores que solo velan por sus intereses. El cambio que esperan las bases priistas y los ciudadanos no puede construirse con personajes cuestionados.

Gente como Quintal Parra no puede aportar más que prácticas y mañas que hoy tienen al PRI en la oposición. Nunca el vino nuevo debe ponerse en vasijas viejas.

La batalla afuera será encarnizada. La Cuarta Transformación querrá tomar todo en el 2021 y el panismo tampoco querrá quedarse atrás. Si el PRI no se deshace de gente como Quintal Parra, no tendrá nada que hacer en esa contienda.

Comentarios

Comentarios