Asegura que su violento jefe la obligó a sacar la maleta con el muerto

No sólo llevó hasta Chuburná Puerto el cadáver del chofer de Uber sino que además trasladó hasta Ciudad del Carmen al autor material del crimen, Vidal Preciado Flores, actualmente prófugo.

6982

A pesar de las evidencias que incriminan a Mabel Rosique Domíguez, de 24 años de edad, en el homicidio del conductor de Uber, Néstor Mariano Marín Zapata, fue puesta en libertad provisional ya que simplemente será procesada por el delito de encubrimiento.

Los videos y los primeros testimonios la involucran como la persona que arrastró una maleta, en cuyo interior estaba el cuerpo del taxista, al mismo tiempo que a bordo de su camioneta Trax subió y trasladó dicho objeto y a unos metros del puerto de abrigo de Chuburná para luego enterrarlo en un lugar arenoso.

Incluso, a bordo de dicho vehículo llevó al presunto autor material del crimen, Vidal Preciado Flores, hoy prófugo, hasta Ciudad del Carmen, Campeche.

Sin embargo, en el Juzgado Cuarto del Centro de Justicia Oral de Mérida (CJOM) se estableció como medida cautelar le colocaron un brazalete localizador en el tobillo al mismo tiempo que se le prohibió salir de Mérida, con excepción de que sea para asistir a la universidad, dentro de un horario escolar.

La hoy implicada en el homicidio calificado aseveró que participó ya que fue amenazada, ya que era asistente del empresario Preciado Flores, quien mató de un balazo en la cabeza a Marín Zapata, a quien utilizaba como distribuidor de drogas.

De acuerdo con el expediente presentado se explicó que el hoy prófugo es considerado como una persona muy agresiva, así como quien constantemente ingiere bebidas embriagantes, y cuyas botellas de licor las deja por todas partes.

Asimismo, el vigilante Raúl Chi Caamal, encargado de las cámara de circuito cerrado de un edificio de la zona de Altabrisa, expresó que el pasado miércoles 14, a las 18:35 horas, vio ingresar a un hombre, que vestía una camisa de manga corta de color azul, haciendo referencia al hoy occiso.

Inmediatamente, fue hasta el nivel nueve del edificio, y nunca más lo vio salir, y muchos lo registraron las cámaras de vigilancia.

Posteriormente, en jueves 15, a las 5:30 horas, las cámaras detectaron que del departamento 909 salía Preciado Flores así como su asistente, y ésta llevaba una maleta roja.

En su declaración, Rosique Domíguez expresó que lo ayudó a llevar la petaca, en la cual estaba el cuerpo de Marín Zapata, las cual llevaron hasta Chuburná Puerto, y encontraron un lugar arenoso ubicado a unos metros del puerto de abrigo, donde lo enterraron, pero no lo suficiente, ya que de manera fortuita, uno de los habitantes se percató que de dicho objeto salía algo parecido a un pie, con un calcetín puesto.

Junto al cuerpo se halló una silla, con huellas de sangre, la cual fue extraída del edificio donde mataron a Marín Zapata, como también se observa en el video que fue presentado como prueba.

Rosique Domníguez remarcó que ella no participó de manera directa en el homicidio, pero la Fiscalía refutó la versión al establecer que “de manera consciente participó en el crimen”.

A manera de ironía expresó que a los vigilantes se les explicó que llevaban computadoras, pero “una maleta es algo inadecuado para llevar este tipo de equipo”, tanto por el tamaño como por lo delicado del producto electrónico.

Dada la colaboración de la hoy implicada, se estableció que está por el delito de encubrimiento, el cual tiene una pena máxima de cuatro años de prisión.

Los abogados defensores de ésta solicitaron 144 horas para resolver su situación jurídica, por lo que la audiencia se efectuará el próximo 2 de abril a las 14:30 horas.

Comentarios

Comentarios