Vivero México Primero, al rescate de árboles nativos de Yucatán

Creado en 1994, sus principales objetivos son crear empleos en las comunidades, generar condiciones para mejoramiento del cambio climático, y la parte educativa para generar conciencia en los niños. Comenzaron en Tzucacab y ahora tienen viveros en Cuncunul, Motul, Yaxcopoil y Halachó.

1269

Con la finalidad de crear empleos, conciencia ecológica y educativa, el vivero forestal México Primero Sociedad de Solidaridad Social (SDSS), produce plantas en diversos municipios del estado desde hace 25 años.

El vivero surgió en 1994, luego de que el profesor Alberto Casanova Martínez decidiera crear una SDSS, con la finalidad de generar empleos para las personas de la comunidad sin la necesidad de salir de su municipio para buscar oportunidades.

“Nosotros tenemos tres objetivos: empleos en las comunidades, generar condiciones para mejoramiento del cambio climático, y la parte educativa para generar conciencia en los pequeños”, señaló el profesor Alberto, director general del vivero.

Tras 25 años de iniciar su proyecto, su sociedad ya conforma cinco viveros extendidos en diversos puntos del estado, los cuales brindan empleos a las personas de las comunidades.

El primero inició en el municipio de Tzucacab, el cual tiene una extensión de 14 hectáreas y posteriormente decidió crear los demás para una mejor producción. Los otros cuatro viveros se encuentran en Cuncunul, Motul, Yaxcopoil y Halachó, donde brinda empleo a más de 30 personas.

“Estamos en el oriente, norte, sur poniente y ahora en el centro para que los árboles viajen la menor cantidad de kilómetros y lleguen al sitio de siembra en perfectas condiciones”.

Entre los cinco viveros llegan a producir hasta un millón de plantas en un ciclo es de seis meses, de los cuales, su principal producción es el ramón, contando también con cedro, caoba, roble, ciricote, huano, pich, maculis y todo tipo de planta regional.

Además, como parte de la conciencia ecológica, actualmente están impulsando el proyecto Sembrar para Educar, el cual busca que niños de tercer a sexto grado de primaria adopten dos árboles para plantar, donde producirían alrededor de 300 mil arboles para reforestar.

A pesar de su interés por desarrollar el proyecto, el profesor señala que aún hace falta empeño por parte de las autoridades, ya que desde hace seis años fue presentado ante la Secretaria de Educación Pública para que se integre como una actividad curricular dentro de su proyecto educativo con la finalidad de generar en los niños la conciencia ecológica y hasta ahora no ha se definido.

“El proyecto se presentó en 2013, es una situación a la que no le hicieron eco en la administración pasada y no lo vamos a abandonar hasta que se den las condiciones políticas y económicas para que esto se pueda desarrollar, tenemos que seguir empujando para que incluso sea un proyecto nacional”, manifestó el profesor.

Sin embargo, el productor aún continua en la lucha para que el mega proyecto logre concretarse y a lo largo de estos años ha generado importantes producciones, como la siembra de 50 mil árboles para la cervecería Modelo en Hunucmá, la reforestación de Ciudad Caucel con 25 mil árboles y también han sembrado en el parque de Santa Ana, alrededores de la calle 60 y plazas comerciales.

Además, han participado en las 11 ediciones de la Expo Campo Yucatán y en la reciente edición 2019 el director resaltó que tuvieron una gran respuesta en la venta de maculis, al lograr cerca de mil plantas vendidas durante los tres días de la muestra.

Actualmente se encuentran en un proyecto para sembrar tres mil ciricotes en Telchac Pueblo y sembrarán 36 mil 800 árboles de un proyecto particular en Izamal, de los cuales 15 mi 800 serán ciricotes y los demás maculis, jabín y otras especies.

También trabajan en conjunto con el Ayuntamiento de Mérida para reforestar avenidas, apoyan los proyectos Conafor para programas federales y tienen contemplada la producción de 200 mil arboles para un programa del gobierno que está por definirse.

El vivero forestal México Primero se especializa en arboles forestales nativos y es uno de los mayores productores en el estado. Han colaborado con proyectos públicos y privados tanto en Mérida como en el interior del estado.

El vivero principal se ubica en el kilómetro 98 de la carretera Tzucacab-Catmís y para informes sobre proyectos y todo tipo de plantas cuentan con la pagina de Facebook Vivero Forestal México Primero.

“Mi visión es que las personas vean el vivero como opciones de trabajo, de progreso, de la parte verde que contribuye en Yucatán, y que la sociedad se integre porque necesitamos de todos para poder seguir plantando y crear conciencia en los menores, no es una opción, es una necesidad”, concluyó el profesor Casanova Martínez.

Comentarios

Comentarios