Un duelo Cuba-México reabre las actividades en la ‘Casa del Ajedrez’

Publicado diciembre 07, 2020, 12:42 am
FavoriteLoadingAdd to favorites 2 mins

MÉRIDA.- Después de casi nueve meses de inactividad, por los jaques que ha pegado la pandemia del Covid 19, un duelo internacional reanudó ayer oficialmente las acciones sobre la palestra cuadriculada en la “Casa del Ajedrez”, como se le conoce a la céntrica “Plaza Diamante”.

Procedente de Estados Unidos, el cubano Mariano… se presentó en el preciso momento en que abría sus puertas el centro comercial, ubicado en contra esquina del Zócalo de Mérida (calle 62 x 63) y preguntó por el club “Bobby Fischer”.

El secretario del club, el ex campeón estatal Jorge Alberto Balam Díaz, ingresaba en esos momentos en el edificio y el guardia de seguridad le informó que el visitante buscaba pelea sobre la liza bicolor.

“Llega usted en el momento justo, acaban de dar luz verde a las partidas de ajedrez presenciales, guardadas, eso sí, todas las precauciones”, le dijo el yucateco. Mientras hablaba, el ex monarca desplegaba un tablero de vinil con los 32 trebejos.

“Mucho gusto, Luis Mariano Romero Rojas, natural de Santiago de Cuba y paisano del gran maestro Leinier Domínguez, para servirle”, se presentó el foráneo, quien llegó a Mérida hace unos días y vive en el centro en casa de un amigo suyo.

“Oí hablar mucho del ajedrez que se practica en Plaza Diamante”, agregó. En esos momentos, providencialmente, arribó al sitio el veterano árbitro y entrenador Miguel Ricardo Sosa Pérez, asiduo visitante de la “Casa del Ajedrez”, quien fue espontáneo juez de la serie de partidas amistosas, siete en total, que se decantaron claramente a favor del local.

Fue un choque de gente grande, pues ambos rivales, lo mismo que el árbitro, son sexagenarios: 64 años el mexicano, 66 el isleño y 65 el juez. Una reinauguración en grande, aunque no planeada, de los choques ajedrecísticos en Plaza Diamante.

Los guerreros del tablero que quieran disputar encuentros, en la planta alta del centro comercial, deben pasar primero al local 52 de la planta baja, donde tiene su sede la tienda “Diagonales”, para que les entreguen piezas sanitizadas.