Suman 260 las colmenas dañadas por fumigaciones aéreas

Publicado diciembre 02, 2019, 8:30 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 4 mins

En dos años, los apicultores del Oriente de Yucatán han perdido 260 colmenas debido a las fumigaciones aéreas efectuadas por diversos empresarios, cuyo mayor daño fue provocado por Jacobo Xacur Eljure, denunciaron integrantes de la Alianza Maya por las Abejas “Kabnáalo’on”.

Los daños ascienden a cerca de un millón de pesos, sin tomar en cuenta que tal actividad efectuada en 2018 y el año en curso también ya afectó productores de sandía y horticultores, además de los efectos causados al medio ambiente.

El integrante de la agrupación de apicultores de Dzonot Carrero, comisaría de Tizimín, Marco Cupul Ku, detalló que en 2018 fueron 180 las colmenas afectadas en la región del Oriente de la entidad, y en lo que va de 2019, ya son 80.

Cada colmena tiene un costo de tres mil pesos, aproximadamente, por lo que el daño es de 780 mil pesos, y con ello se perdió la culminación de la colmena, la cual tarda más de año y medio en volverse a recuperar.

Abundó que 20 colmenas generan al año cerca de una toneladas de miel, por lo que con la fumigación aérea ya se perdieron trece toneladas del dulce.

El mayor daño lo causó Xacur Eljure, en 2018, y en esta ocasión, es otro el empresario que hizo tal acción sin tomar en cuenta el daño a terceras personas.

El 11 y 12 de julio de 2018, el agroquímico se dispersó en los ranchos San Martín, San Fernando, San Marcos, Dzonot Pinto y Rancho Alegre, los cuales son propiedad de Xacur Eljure, pero debido al viento y otras condiciones se afectó las áreas aledañas.

Las secuelas fueron la mortandad de abejas, además de la pérdida total de siembras de 10 hectáreas de calabaza de pepita grande y dos hectáreas de sandía, así como una gran extensión de frijol xpelón, y chile verde, principalmente, además de una gran cantidad de plantas melíferas como el boxcatzin, huaxim y majahua, las cuales estaban para inicio de floración para la cosecha y almacenamiento de la cosecha de reservas de miel.

Asimismo, está el daño ocasionado a la flora y fauna de la región a las lagunas que hay en la Reserva de la Biosfera de Ría Lagartos, e incluso al manto acuífero.

Lo peor de todo, hasta el momento no hay una reparación del daño efectuado a los agricultores y apicultores de la región.

Por su parte, José Eduardo Moo Pat, advirtió que la actividad corre un grave riesgo, debido a los megaproyectos industriales que se efectúan, así como a los parques eólicos y solares, además del cultivo de transgénicos, etc.

Señaló que el pasado 9 de noviembre, le entregaron al presidente Andrés Manuel López Obrador un documento, en el cual advierte que se vive una situación de “emergencia ambiental”, la cual amenaza a la diversidad biocultural.