MLB ya investiga escándalo de Randy Arozarena en Mérida

Publicado noviembre 25, 2020, 10:08 am
FavoriteLoadingAdd to favorites 3 mins

MÉRIDA.- Los problemas para el beisbolista cubano-yucateco Randy Arozarena podrían complicarse, pues el Departamento de Investigaciones de la LMB (Ligas Mayores de Béisbol) ya está indagando el caso de violencia familiar por el que fue detenido el pasado lunes en Mérida.

Randy, como informamos en exclusiva en nuestra edición de ayer, sustrajo a su hija menor de edad en un predio de la colonia El Porvenir de Mérida, para lo cual forcejeó con su ex esposa y golpeó a su ex suegro.

La estrella de los Rays de Tampa Bay fue detenido por vecinos que entraron en auxilio de la mujer. Más tarde llegó la Policía que se hizo cargo del cubano que hace cinco años llegó como balsero a la Península de Yucatán y este año se convirtió en la sensación de las Ligas Mayores.

De acuerdo con Jeff Passan, la máxima autoridad del periodismo de beisbol en Estados Unidos, la investigación ya estaría en curso. Esto lo menciona en un tuit que compartió en el que menciona a Yucatán Ahora:

Se sabe que la LMB es implacable con jugadores que enfrentan denuncias por maltrato familiar o violencia de género.

Las Grandes Ligas no han dudado en suspender hasta 100 partidos a beisbolistas implicados en este tipo de escándalos.

Un ejemplo fue el lanzador mexicano Julio Urías, de los Dodgers de Los Ángeles, detenido por violencia doméstica y agresión a una mujer. Fue suspendido 20 partidos.

De acuerdo con el sitio septimaentrada.com, la MLB creó en 2015 su política de violencia doméstica, donde se investiga y se castiga al pelotero por actos de violencia doméstica, asalto sexual o abuso infantil, siendo independiente de si se da o no un castigo legal.

En total han sido 13 casos los que se han abierto y se ha suspendido a 11 peloteros (entre ellos al mexicano Roberto Osuna). La sanción la determina directamente el Comisionado Rob Manfred, y no existe un mínimo ni un máximo de juegos que pueden ser castigados.

La suspensión más baja fue de 15 juegos y la máxima de 100 encuentros. En ese grupo hay dos peloteros investigados pero no suspendidos, como Yasiel Puig y Miguel Sanó.

De acuerdo con Séptima Entrada, estos son los ligamayoristas investigados por violencia doméstica y los juegos que fueron castigados:

José Torres (2018) 100 juegos

Héctor Olivera (2016) 82 juegos

Roberto Osuna (2018) 75 juegos

José Reyes (2016) 51 juegos

Addison Russell (2018) 40 juegos

Aroldis Chapman (2016) 30 juegos

Julio Urías (2019) 20 juegos

Jeurys Familia (2016) 15 juegos

Steven Wright (2018) 15 juegos

Miguel Sanó (2018) Sin suspensión

Yasiel Puig (2016) Sin suspensión

Odubel Herrera (2019) Toda la temporada

Derek Norris (2017) Toda la temporada*

*Era agente libre y no se le permitió firmar con ningún equipo.