La sociedad yucateca, más avanzada que su ley antitabaco

Publicado febrero 21, 2018, 6:50 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 5 mins

Fumar hace mal, de eso no hay duda. Yucatán es actualmente un estado del país que no es totalmente “ Libre de humo y tabaco”, ya que en un 3% de establecimientos como bares y restaurantes de Mérida Centro, Progreso y Puerto Chuburná, todavía permiten fumar en espacios cerrados o terrazas simuladas.

Por eso la organización civil nacional Códice (Comunicación-Diálogo y Conciencia) tomó la posta de la situación y, convencidos sus integrantes de que en Yucatán la cultura de la gente está por encima de lo que dice la ley, exhorta a los legisladores, al sector salud y también al Poder Ejecutivo a que declaren al estado “Libre de humo y tabaco”.

Códice surge para promover la equidad de género, la salud sexual y reproductiva y la salud en general. En este punto la agrupación plantea la salud a través de lograr que la población fume menos o no fume.

José Luis Llanes Lagunas, consultor de la asociación y Carlos González Álvarez, médico e integrante de Códice Yucatán son dos ex fumadores (el primero dejó el tabaco hace 25 años y el segundo hace 30) y los impulsores del proyecto que, esperan, les permita reunirse próximamente con legisladores del Estado para dejar precedente de la situación y generar un cambio positivo en la comunidad.

Humo de primera, segunda y tercera mano

“Actualmente los estados libres de humo y tabaco son CDMX, Estado de México, Sinaloa, Tabasco, Nuevo León, Baja California, Baja California Sur, Oaxaca, Morelos y Veracruz. Hay casos como el de Cozumel, donde está prohibido fumar en la playa por el costo que implica limpiarla de colillas, que tardan demasiado en biodegradarse. Sin en estos lugares la sociedad aceptó la norma, creemos que en Yucatán hay conciencia ciudadana y esto simplifica la ley para que ya sea un estado libre de humo y tabaco”, señala José Luis.

Para el consultor la premisa es preservar la salud de la sociedad para que no se permita fumar en espacio cerrados porque afecta a fumadores y no fumadores. “El humo de segunda mano, que respiran los que no fuman, es altamente dañino para la salud, pero también el humo de tercera mano, que es el que queda e las vestiduras, muebles, cortinas, entre otros; que se sigue inhalando y afecta a la población”, detalla.

Reglamento que no se cumple

Además, los integrantes de Códice dicen que la ley no se cumple. “El reglamento del Art. 41 de la Ley de Prevención de Adicciones y Consumo Abusivo de Bebidas Alcohólicas señala que las zonas habilitadas para fumar deberán estar al aire libre o en espacios interiores aislados que dispongan de mecanismos que eviten el traslado de partículas a espacios 100 por ciento libres de humo y tabaco. Eso técnicamente es imposible de lograr”, sentencia José Luis. El reglamento de la ley habla de sistemas de purificación, recambio de aire limpio, continuo y permanente, instalación de filtros verificados, entre otros que tampoco se cumplen.

Por su parte, el doctor González Álvarez explica que en una encuesta nacional con resultados a finales de 2017, uno de cada seis yucatecos fuma o quiere dejar de hacerlo, además de que en el Estado 1,200 personas mueren al año a consecuencia del tabaco.

“Las enfermedades que se generan por esta adicción son cáncer pulmonar, efisema pulmonar, ACV e infartos. Esta problemática del tabaquismo le cuesta al estado 360 millones de pesos al año”, concluye- CGO.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.